Inicio

Nueces


Entre las frutas secas, la nuez tiene un lugar de privilegio, ya que es la más saludable por su composición de grasas necesarias para el organismo. Los antiguos romanos la había consagrado al dios Júpiter y la consideraron un símbolo de buena suerte u de buena salud.

Más allá de las leyendas, la nuez es apreciada en la medicina y en la nutrición por sus múltiples cualidades que la hacen recomendable en los siguientes casos:
– Problemas dermatológicos, ya que posibilita una acción de drenaje a nivel linfático y cutáneo.
– Anemia, por su alto contenido de hierro y cobre.
– Hipertensión arterial: debido a su alto contenido de potasio y bajo de sodio.
– Afecciones de las vías urinarias: como la litiasis renal, ya que ejerce una suave acción diurética.
– Estrés y convalecencia: por su riqueza energética y estimulante.
– Dolencias cardíacas: el ácido linoleico de la nuez reduce el colesterol y el riesgo de infarto.

LEER  Para qué sirven las vitaminas?

Las nueces además, contienen vitaminas E y B9 (ácido fólico), esencial para el embarazo ya que interviene en el desarrollo fetal.

Otra de sus grandes virtudes es que ofrece un excelente aporte de minerales como magnesio que es antiestringente y relajante natural; fósforo que refuerza la memoria de lso niños en edad escolar; y hierro que previene la anemia.

Esta fruta es también rica en omega3, que sirve para combatir inflamaciones, artritis y afecciones dérmicas.

Varios estudios dietéticos demostraron que consumiendo 5 nueces al día, se reduce el riesgo de padecer enfermedades coronarias.

Fecha de publicación 2008-04-29 15:03:00.

Actualizado el 01-10-2017 17:08:00
Por Neipol
Categoría: minerales, vitaminas

Deja un comentario