Inicio

Por qué enfermamos?


El ser humano como todo lo que habita sobre la tierra, es fruto del medio ambiente y está regido por sus leyes, las conozca o no, le guste o no.

Al igual que otras especies se ha ido adaptando para sobrevivir, mientras un organismo tenga capacidad de adaptación, sobrevive si no se descompensa y enferma. Esto último le pasa al ser humano, pues desde comienzos del siglo pasado han ocurrido cambios vertiginosos en nuestros modos de vida, alimentación y medio ambiente a los que difícilmente nos podemos adaptar, sin que queden secuelas: radiaciones, insecticidas, colorantes, conservadores, drogas (legales o no), polución sonora, sobre estrés, campos electromagnéticos generados por el hombre, smog, UV por perforación de la capa de ozono, entre tantos.

Es imposible que nos adaptemos tan rápidamente a tanto cambio, la consecuencia son toda clase de enfermedades degenerativas e idiopáticas, es decir, de las que no se sabe su causa y si no son virus. Hace unas décadas Fleming descubrió la penicilina, las bacterias parecían derrotadas, luego se vio que no era tan simple, se descubrieron los virus, que son incompletos puesto que solamente poseen ADN o ARN (como el virus VIH) que son los más peligrosos pues son retrovirus y lentivirus, y pueden tener un periodo de ventana largo de seis meses o un año inclusive, durante el cual son indetectables.

LEER  Pueden prevenirse las estrías?

Recientemente, los ingleses descubrieron de forma dolorosa que hast proteínas pueden ser mortales, nos referimos a los priones causantes de la enfermedad de la “vaca loca”. Nunca se sabe el nuevo agente patógeno que nos depara el futuro y nos preguntamos qué hacer con ello. Confiar en que los científicos descubran antibióticos y vacunas para combatir a los despiadados microorganismos? La carrera está perdida de antemano, la historia lo demuestra, las enfermedades lejos de desaparecer se multiplican. No será que la solución sea hacer nuestro cuerpo desagradable para los gérmenes patógenos?, quizás sea un problema de terreno, de medio interno que no sea propicio para los patógenos y que a la vez favorezca nuestro sistema inmune. Eso es mejor que intentar matar microorganismos, con medicamentos que atacan sin mucho discernimiento a los buenos y malos, sin hablar de la tendencia peligrosa a la automedicación: a veces un antibiótico bien recetado es necesario pero debe decidirlo un médico, si no lee las contraindicaciones y verá.

Si pesas 70 Kg., tienes en tu cuerpo más o menos 20 Kg. de bacterias y no quieras saber cuánto de virus! Además por ejemplo, en tus intestinos tienes colibacilos que si se diseminan o pueden causarte la muerte (peritonitis) pero que en su lugar son necesarios, en la piel tenemos estafilococos, en otras zonas otros patógenos (como los causantes de la meningitis), cada cual en su lugar no causa problemas, el problema es cuando el organismo se desequilibra, lo mismo pasa con los patógenos externos si no tenemos flora intestinal en condiciones y un buen equilibrio simpático parasimpático, nuestro sistema inmune no estará en las mejores condiciones para defenderse e inmunizarse. Esto no es fácil de lograr en las condiciones de vida actual, pero se pueden tomar algunos recaudos, algunas medidas de higiene alimenticia, ambiental y emocional que pueden mejorar nuestra calidad de vida. Podemos comenzar por restringir el consumo de azúcar blanca o negra, evitar alimentos enlatados y que contengan colorantes, conservantes (cada uno o dos años salen al mercado nuevos aditivos, después de comprobarse que los anteriores eran cancerígenos), restringe el consumo de carne (no olvides que tienes sólo cuatro caninos), y mastica bien tus alimentos.

LEER  Mantenerse linda y sana comiendo bien

Fecha de publicación 2008-06-15 22:03:00.

Actualizado el 15-11-2017 22:37:48
Por Neipol

Deja un comentario