Inicio

Los Virus


El término “Virus” (veneno en latín), se acuñó en 1897 cuando un bacteriólogo holandés Martinus Beijerinck, pasó el jugo de una planta de tabaco enferma a través de un filtro suficientemente fino como para detener las bacterias, aún las más pequeñas. El claro líquido filtrado, todavía contenía un agente infeccioso invisible capaz de causar la enfermedad del tabaco llamada “mosaico”, que estaba estudiando Beijerinck. En los años siguientes, se encontró que los virus estaban relacionados con un número creciente de enfermedades de los seres humanos y los animales. Pero no fue sino hasta 1931, en que el bacteriólogo inglés William J. Elford ideó un filtro lo suficientemente pequeño como para atraparlo, en que se demostró que el virus era una partícula minúscula, de tamaño mucho menor que la célula más pequeña.

Los virus son tan pequeños, que veinticinco millones de virus de polio cabrían en la cabeza de un alfiler -como el virus que produce la aftosa- pueden estar formados por sólo unas pocas moléculas.

LEER  Beneficios a la salud de la miel

Los virus son las formas más primitivas de vida, dependiendo de la definición de “vida” que tú prefieras. Pueden crecer y reproducirse, pero son demasiado pequeños para contener la maquinaria usual de una célula viva.

En su lugar, se reproducen invadiendo células y forzando la compleja maquinaria química de éstas al formar más virus en lugar de las sustancias esenciales. De hecho, la mayor parte de un virus -una envoltura protectora de proteína- se descascara y queda fuera de la célula antes de empezar el ataque. La parte del virus que invade a la célula es una mera pizca de materia, una molécula o dos de ácido nucleico, la misma sustancia de que están hechos los genes.

Al igual que los genes, los virus pueden supervisar la capacidad de fabricación de la célula viva. Pero el virus es una especie de “gene pirata” que se apodera de la célula para sus propios fines. Lleva a cabo su proteína disfrazándose como un elemento genético de la propia célula. Fuera de sus huéspedes vivos, los virus no pueden realizar funciones metabólicas, trasladarse ni reproducirse.

LEER  Interpretacion de los garabatos

Pero dentro de la célula, un virus puede armar cientos de réplicas de sí mismo con los nucleótidos libres que flotan en el líquido celular. Cuando la célula es agotada, estas réplicas abandonan la envoltura muerta, convirtiéndose cada una en un nuevo “asaltante” en busca de otras células. Dependiendo del virus y de la víctima, esta lesión celular se manifiesta como cualquier otra enfermedad de una larga lista de ellas que afectan animales, plantas o seres humanos, y que incluye paperas, sarampión, polio, hidrofobia, viruela, influenza y el catarro común. Desde 1911, cuando el Dr. Peyton Rous probó que una forma de tumor de los pollos era causada por un virus, se ha encontrado que éstos causan más de 70 tipos de tumores en los animales.

Fecha de publicación 2007-12-23 16:44:00.

Actualizado el 07-07-2017 23:19:03
Por Neipol

Deja un comentario