Inicio

Cómo evitar comerse las uñas


Comerse las uñas es un problema más frecuente de lo que se cree. Aún así, el problema suele ser habitual durante la adolescencia y desaparece cuando la mujer toma conciencia de que sus manos también forman parte de su atractivo. La ansiedad es una de las principales causas de este desorden psicológico conocido como onicofagia, aunque algunos especialistas aseguran también que se encuadra en una situación de carencia de afecto, lo que produce una reacción similar a la de los niños que se chupan el dedo.

Existen soluciones naturales contra este mal hábito. Una es untar un poco de ajo crudo sobre las uñas. Si no le molesta el aroma, tiene la ventaja de que el ajo, además, fortalece las uñas. Otras variantes del mismo sistema es impregnar las uñas con pimienta o jugo de cebolla. Una única precaución si decide adoptar este sistema: mantenga los dedos alejados de los ojos para evitar Irritaciones.

• Cuando se habla de un hábito, como lo es la onicofagia. se hace referencia a un acto repetitivo que se vuelve automático. Sin embargo, no deja de ser la manifestación de alguna situación más profunda que. en el caso de la onicofagia. generalmente es de angustia.

LEER  Cómo tener uñas sanas: Consejos útiles

• Los especialistas concuerdan en que es fundamental tener absoluta conciencia de que se tiene un hábito -muy especialmente cuando éste empieza a instalarse “cómodamente” en la cotidianeidad del individuo-, para así poder modificar esa conducta.

• Es esencial aclarar por qué cuando se habla de onicofagia no es correcto definirla como una manía sino como una compulsión. Esto es porque existe una clara distinción entre estos dos términos: mientras el primero tiene que ver con un desorden psicopatológico. el segundo es el vocablo adecuado para significar lo que la gente generalmente quiere expresar cuando se refiere a una manía.

• Pero la manía es un trastorno psicológico (síndrome bipolar maniaco-depresivo, tal su nombre completo), que puede llevar al paciente de una fase, la depresiva, a su estado opuesto, la euforia. Como puede verse, el concepto real de manía es muy distinto al que la gente le da al utilizarlo como sinónimo de compulsión.

LEER  Cómo lucir tus manos hermosas

• También es importante hacer una aclaración entre los vocablos obsesión y compulsión, ya que no son sinónimos. Una obsesión es una idea, un pensamiento, una imagen que aparece reiteradamente. Por ejemplo, sufrir el temor exagerado de que alguien muy cercano se va a morir y estar convencido de que eso va a suceder. Son conceptos que aparecen in: controladamente aunque sin ningún sentido. Estas sensaciones perturban a la persona que las padece, quien no puede dejarlas de lado voluntariamente.

• Precisamente estas ideas, las obsesiones, que se producen a nivel mental, son las que generan las compulsiones, que se dan en el plano del comportamiento. Un ejemplo de que las segundas derivan de las primeras: si un sujeto está obsesionado con la idea de que va a morir asfixiado por una pérdida de gas. revisará la llave de paso una y otra vez en forma exagerada.

Fecha de publicación 2009-08-20 20:07:00.

Actualizado el 05-12-2017 06:15:34
Por Neipol
Categoría: uñas

Deja un comentario