Inicio

Técnicas de hidroterapia y sus beneficios para la salud


La hidroterapia tiene distintas técnicas que se utilizan dentro de este tratamiento que tiene tantos beneficios a nivel físico y mental.

hidroterapia-ventajasEl baño de vapor.
Consiste en someter la piel desnuda a la acción de un ambiente de nubes de vapor de agua caliente, a la humedad y temperaturas ideales para que todo el cuerpo respire por todos los poros, los músculos se desentumezcan y su riego sanguíneo se active gracias a la relajación que produce en todo el cuerpo. Sus ventajas reside en que la hidratación de la piel se produce a la tolerable temperatura de 40º, lo que significa que no se produce sensación de sed, consiguiéndose así un verdadero estado de relajamiento y bienestar. Además de ser el medio más favorable para la piel, es la hidroterapia más desintoxicante, pudiéndose aplicar en cualquier época del año.

El masaje acuático.
Estimula la circulación y puede provocar una subida momentánea de tensión. Puede ser efectuar con la ducha, en forma de aspersiones, dejando fluir lentamente el agua sin producir presión durante un mínimo de 30 segundos y un máximo de 3 minutos. Estas pueden ser específicas para la cara, los brazos, las piernas y la parte superior del cuerpo. Las técnicas de hidromasaje, aportan beneficios al organismo gracias al suave masaje que ejercen sobre la piel, minúsculas burbujas de aire producidas durante el baño. Se aconseja que el tratamiento sea de 15 a 20 minutos.

LEER  Tratamientos para superar las fobias

La cataplasma.
Es una clase de vendaje en el que se aplica sobre la piel un paño empapado en una sustancia sólida o semisólida, que tiene efectos curativos. La sustancia benéfica puede estar protegida por una bolsa de tela. Si se aplica directamente sobre la piel del paciente se denomina emplasto y, normalmente se emplea con resinas, ceras o grasas que, gracias al calor corporal, se modelan y adhieren a la parte del cuerpo que se desea tratar.

La inhalación.
Es una técnica de hidroterapia que permite la absorción directa, a través del aparato respiratorio, de sustancias beneficiosas para el organismo, como los aceites esenciales y las tisanas. Dentro de las inhalaciones, existen diferentes técnicas de asimilación: mediante ungüentos, que pueden aplicarse sobre el pecho o la ropa para que esté en contacto directo con la piel, la inhalación de vapor, el vaporizador o el aerosol.

LEER  Tratamientos con masajes y piedras

La irrigación.
Consiste en hacer discurrir un flujo regular de agua a presión moderada en una de las cavidades del organismo. Las más conocidas irrigaciones son las del ojo y el llamado “gargarismo”.

El vendaje.
Consiste en la aplicación sobre el cuerpo de paños empapados en agua, caliente o fría, según la zona a tratar. Según la zona donde se coloquen se puede denominar: compresa (aplicación sobre toda la superficie del cuerpo durante 45 a 75 minutos a una temperatura entre 38 y 40º C); media compresa (se limita a la parte superior, anterior o posterior del cuerpo. Su duración puede llegar 2 horas con una temperatura de hasta 44ºC); camisa mojada (vendaje limitado al tórax a una temperatura de 30 a 40º C durante al menos una hora); y apósito (se limita a una pequeña zona del cuerpo).

Los barros.
Son fundamentalmente arcillas y tierras de diferente composición que, al ponerse en contacto con el agua, forman una masa pastosa. Sus efectos terapéuticos residen tanto en su aporte de minerales como de residuos generados por los distintos microorganismos.

Fecha de publicación 2014-10-01 05:55:59.

Actualizado el 13-08-2017 13:12:20
Por Neipol

Deja un comentario