Inicio

El Mal de Ojo


Si el bebé llora toda la noche, se alimentó bien y no hay nada que indique que tiene dolor de panza, de oídos, o cualquier otro, entonces no hay duda: tiene mal de ojo. Se trata de una de las tantas creencias Rioplatenses que se van transmitiendo de una generación a otra. Se constata que un pequeño tiene mal de ojo cuando se entristecen, sufren de raquitismo, eczemas, llanto inacabable, e incluso cuando mueren sin explicación. Se dice que el mal de ojo es un hechizo que tiene su arraigo en Europa, y que se ha extendido por todo el mundo en un abrir y cerrar de ojos.

Aquellos que creen en este maleficio, aseguran que es una forma de hacer mal sin necesidad de elaborar pócimas mágicas o de pinchar alfileres a un muñeco de trapo. Para hacer el mal, en este caso sólo basta con la mirada que deja traslucir sentimientos de envidia y malos deseos. Y de ahí en nombre del mal. Según la creencia popular, se trata de una fuerza misteriosa que en muchos casos cae sobre los más indefensos, por eso es que generalmente se da en recién nacidos o bebés, pues aún no tienen la fortaleza suficiente para combatir éste mal.Con la mirada, además de enfermar a un bebé, se puede secar plantas o fundir el negocio de alguien. Pero hay que tener en cuenta de que del hechizo que hablamos, puede ser casual, y ser ajeno intenciones de quien lo causa. Algunas personas poseen una mirada muy fuerte y lo producen sin siquiera saberlo. Por eso se recomienda que cuando se le alaba a un bebé recién nacido, hay que añadir: “Dios lo conserve”, entonces, el pequeño no será víctima del mal de ojo.

LEER  Dolores abdominales en niños

Cómo las supersticiones han cambiado de un país a otro y además con el paso del tiempo, no existe una única forma de saber si alguien tiene mal de ojo. Hay quienes dicen que para saber si alguien fue víctima del mismo, hay que verter un chorro de aceite en un plato sopero con agua limpia. Si se forma un ojo en el centro del plato, éste debe ser cortado con la hoja de un cuchillo u otro objeto de metal. Luego se debe rociar con un pequeño puñado de sal gruesa. Mientras se realizan estas tareas de curación, hay que rezar el Padre Nuestro y pedir por la salud de la persona “ojeada”.

LEER  Qué es la Laringitis?

Otra manera de saber si alguien tiene mal de ojo, es echando tres carbones en un vaso con agua. Si los tres carbones van al fondo del vaso, entonces esa persona tiene mal de ojo. En este caso, hay que tener cuidado con el tamaño y peso de los carbones, éstos no deberán ser muy grandes o pesados porque si lo son, se irán hacia el fondo lógicamente.

En muchas regiones, para prevenir el mal de ojo en los recién nacidos, se acostumbra a colgarles en el cuello, un diente pequeño de perro o cualquier otro colmillo.

También existe la costumbre de mandar buscar a quien hizo el hechizo. Por ejemplo, cuando se cree que el pequeño fue “ojeado” , se envía a buscar al autor del daño, quien debe volver de inmediato a tocar al enfermito. Si no regresa, se supone que ha tenido intención de hacerle daño, a menos que mande un mechón de sus cabellos o alguna prenda de su pertenencia, que se debe colocar sobre la cabeza del niño y así se termina con el mal.

Fecha de publicación 2007-12-13 17:26:00.

Actualizado el 01-12-2016 00:52:48
Por Neipol
Categoría: tratamiento

Deja un comentario