Inicio

Cómo tratar una quemadura


Siempre que un niño se quema, hay que considerar primero la extensión de la zona afectada. Si su tamaño es grande, es preferible llevarlo a un centro sanitario. Pero si, como sucede a menudo, sólo se producen pequeñas lesiones, se pueden tratar en casa. Para aliviar el dolor, conviene poner la zona afectada bajo la canilla de agua fría durante quince o veinte minutos.

No deben aplicarse otros remedios caseros como aceite o manteca, ni pomadas de ningún tipo. Estas podrían llegar a infectar la herida y, por lo tanto, provocar otros problemas ajenos a la quemadura en sí.
Las quemaduras superficiales, de primer grado, las que sólo producen un enrojecimiento en la piel, no es necesario vendarlas después de lavarlas bien con agua fría.

LEER  Cómo cuidar el ombligo de los bebés

En cuanto ampollas, no se las debe abrir. La piel no debe levantarse, sino que se deja tal cual y se venda con cuidado con una gasa especial, no muy apretada.
Cuando se trata de ampollas en los pies, provocadas por el roce del calzado, no hay que darles un corte pero, en el caso de que sean mayores que una moneda, sí conviene consultar con el médico.

Para evitar infecciones, antes que nada hay que lavar muy bien las lesiones y frotarlas con alcohol. Conviene ponerles un antiséptico y cubrirlas con una gasa estirilizada, sujeta con una cinta adhesiva.

LEER  Basura nuclear al cementerio

Fecha de publicación 2008-10-02 15:31:00.

Actualizado el 08-11-2017 23:58:13
Por Neipol

Deja un comentario