Inicio

Cómo bajar la fiebre – Tratamiento


Cuando sube la temperatura
Durante la infancia, la situación se repite a menudo: el niño tiene la cara enrojecida; está apagado y más acalorado de lo normal. Se le pone el termómetro y tiene fiebre.

¿Cómo actuar?
Una de las causas más frecuentes del aumento de la temperatura corporal es la enfermedad infecciosa (respiratoria, gastrointestinal, urinaria…) producida generalmente por virus. Pero también suele aparecer fiebre ante un calor excesivo o cuando hay una deshidratación. Si bien no es lo habitual, a veces es un síntoma de otros trastornos más serios, por lo que nunca se debe dejar de investigar su origen.

¿Combatir o esperar?
Algunos pediatras prefieren por sistema no tratar la fiebre. Están convencidos de que ésta aumenta la capacidad de defensa del organismo frente enfermedades infecciosas. Otros, por el contrario, no son partidarios de mantenerla por lo incómoda que es. La postura adecuada consiste en tratarla siempre que sea alta (más de 38° C), el enfermo esté molesto, desorientado o si ha sufrido alguna vez convulsiones por fiebre.

LEER  Tratamiento de prostata con polen de abejas

Acción en dos frentes.
Dos tipos de medidas ayudan a bajarla. Por un lado, se procurará que la temperatura de la habitación sea confortable, que el niño no tenga una excesiva cantidad de ropa y que beba abundantes líquidos. Cuando la fiebre no es muy elevada, se enfriará además el cuerpo mediante compresas de agua tibia. Si es alta, será más eficaz introducir al niño en un baño de agua tibia, es decir, dos o tres grados más baja que su temperatura corporal.

Antitérmicos.
Los fármacos son la otra posibilidad. Cada niño responde mejor a uno que a otro, y conviene utilizar dos diferentes para no excedernos en las dosis. La aspirina (ácido acetilsalicílico) es un buen antitérmico, pero no está indicada cuando hay vómitos o molestias digestivas. Tampoco se debe usar si el pequeño está enfermo de gripe o varicela, porque podría favorecer la aparición del síndrome de Reye, una enfermedad grave, aunque infrecuente.

LEER  Bronquitis

Los niños suelen tolerar muy bien los preparados comerciales de paracetamol, aunque no se les pueden dar si existe alguna lesión de hígado. Tanto estos medicamentos como la aspirina no se deben tomar en intervalos inferiores cuatro horas.

Siempre que existe fiebre es preciso diagnosticar la causa. Esto es sencillo cuando se ven otros síntomas, pero de no ser así es necesario recurrir a análisis y a radiografías.

Fecha de publicación 2015-07-16 07:24:22.

Actualizado el 15-09-2017 17:50:29
Por Neipol
Categoría: síntomas, tratamiento

Deja un comentario