Inicio

Causas que propician la hemorragia nasal


A veces, se subestima el poder del sangrado nasal hasta que su frecuencia se hace sospechosa y la prolongación es más de la estimada.

Básicamente las causas que crean condiciones para que ésto ocurra, se dividen en: causas locales y generales.

Dentro de las causas locales encontramos:

– El rascado de la nariz. El hecho de escarbarse dentro de las fosas nasales con la finalidad de extraer costras, por picor nasal o por hábito, suele determinar la rotura de pequeños vasos o causar heridas chicas en los orificios nasales.
– Traumatismos directos. Por ejemplo, como producto de golpes fuertes en la zona.
– Resfriados. Al inflamarse la mucosa nasal se genera el sangrado al soplarse la nariz o al estornudar.
– Cuerpos extraños intranasales. Esto es muy común en la primera infancia debido a la introducción de botones, semillas, trozos de algodón, elementos pequeños, etc., que lastiman los vasos sanguíneos.

LEER  El asma podría causar cáncer de pulmón

En estos casos la consigna es detener la sangre. Lo mejor a hacer en estos casos, es colocar en los orificios nasales un tapón de gasa embebida en alguna sustancia oleosa, como por ejemplo la vaselina, se debe dejar el tapón entre 48 y 72 horas. En ocasiones esta clase de hemorragia se detiene son necesidad de colocar estos algodones, sino colocando algo frío en la nuca de la persona.

Ahora bien, las causas generales son:

– Trastornos hormonales. Algunas mujeres presentan este cuadro durante su período menstrual debido a que se genera una modificación intensa que afecta los vasos sanguíneos.
– Hipertensión arterial. Por tratarse de un problema conectado con las arterias de forma directa, es muy frecuente su aparición.
– También puede aparecer con las enfermedades infecciosas como la sinusitis, trastornos de coagulación y demás.

LEER  Causas de la caída del cabello - Consejos de prevención y tratamientos

En estos casos, la forma de tratamiento más adecuada es la de ubicar el punto sangrante, ligar los vasos de mediano tamaño o cauterizarlos si lo anterior no es posible. A veces, la hemorragia no se detiene con la simple aplicación de los primeros auxilios y puede recurrirse a transfusiones sanguíneas y atención médica específica para equilibrar la pérdida de sangre.

Por supuesto que en el caso de algunas enfermedades, la hemorragia es un síntoma o una consecuencia de aquella, y aunque la urgencia es detener el caudal sanguíneo, el tratamiento de la afección no se suspende. En ocasiones, los medicamentos usados pueden presentar sangrado nasal como un efecto adverso.

Fecha de publicación 2008-04-30 21:02:00.

Actualizado el 26-10-2017 21:10:00
Por Neipol

Deja un comentario