Inicio

Menstruación – El dolor de ovarios


Para algunas mujeres, no importa cual sea su edad, la menstruación es sinónimo de dolor, depresión y malestar. Según algunos autores, todo se reduciría a un simple desarreglo hormonal. ¿Será así de simple? ¿O habría que tener en cuenta un conjunto de problemas derivado de personalidades poco armónicas, situaciones familiares, afectivas, laborales y sociales, que se suman para producir estos síntomas indeseables? Veamos qué dicen quienes están a favor del supuesto “desarreglo hormonal”.

Muy frecuente.
La dismenorrea o regla dolorosa pueden sufrirla tanto las multíparas como quienes no han tenido hijos, la más jóvenes y las que no lo son tanto. Se calcula que entre un 20 a un 30 por ciento de las mujeres tienen este problema, la mayoría menores de 25 años. Suele aparecer entre los seis meses y los dos años después de la menarca y es una causa frecuente de ausencia laboral y escolar: el diez por ciento de quienes padecen menstruaciones dolorosas pierde uno o dos días de trabajo o de clase, afirman quienes defienden la tesis hormonal.

LEER  Dolores intensos en la menstruación

Causas.
Se ha dicho que el dolor en el período tiene mucho de psicológico. También se ha echado la culpa a factores hormonales y anatómicos (mala posición del útero, estrechamiento del cérvix), pero actualmente cobra fuerza la teoría de las prostaglandinas. Estas sustancias, que aumentan en los días de la menstruación, provocan más contracciones uterinas y disminuyen el caudal de sangre, lo que origina dolor.

Lo normal es que la dismenorrea sea primaria, es decir que no tenga causa orgánica. Pero también puede ser secundaria, debida a una patología orgánica, como la endometrosis, las tumoraciones del útero, los cuerpos extraños, el DIU, en algunos casos, y las infecciones.

LEER  Terapia Corporal – Nudos Emocionales

Tratamiento.
Un arma importante es el empleo de pastillas anticonceptivas hormonales, que actúan inhibiendo o disminuyendo la secreción de prostaglandina. En la mayor parte de los casos. aproximadamente el 90 por ciento, son efectivos. Cuando este tratamiento fracasa, se puede recurrir a los antiinflamatorios no esteroides (aspirina, piroxican, fenamatos, naproxeno, etc.).

En ciertos casos, debido a que se cree que también existen alteraciones del ion calcico, se pueden utilizar antagonistas del calcio.

Psicoterapia y láser.
La psicoterapia, algunos tranquilizantes y hasta el efecto sugestivo del inocuo láser y la acupuntura pueden ser útiles contra el dolor menstrual.
¿Quién tendrá la razón? Quizas lo mejor sea acompañar los tratamientos “orgánicos” con una buena psicoterapia que investigue por qué algunas mujeres sienten tanta frustración cada vez que llega la menstruación.

Fecha de publicación 2013-05-14 15:14:00.

Actualizado el 18-10-2017 04:11:47
Por Neipol
Categoría: menstruación, terapia

Deja un comentario