Inicio

El miedo al miedo


Los pacientes con trastornos de pánico suelen tener una historia previa de aprensión y preocupación por los síntomas físicos, que los conducen a una interpretación catastrófica de las sensaciones corporales.

El miedo al miedo definiría muy bien a esta tendencia, donde emociones y sensaciones de distinta índole y procedencia acabarían siendo etiquetadas por el paciente como señales de desastre físico “me va a dar un infarto”, o mental “me voy a volver loco”, que le introducen en un estado creciente, rápido y muy agudo de ansiedad que conformaría el ataque de pánico.

Existe cierto nivel de controversia en el mundo científico, parece que un estado previo de ansiedad generalizada podría conducir al trastorno de pánico, aunque habría otros pacientes que experimentarían el pánico sin causa identificable, partiendo de un estado previo de tranquilidad.

LEER  Pesadillas infantiles

Lo más frecuente es que el paciente aquejado de un estado de ansiedad posea variables personales y excesiva autodemanda, perfeccionamiento y control personal y ambiental.

La terapia Cognitivo-Conductual, se ha mostrado como un método efectivo en los pacientes con estas dificultades. Este método se basa en las relaciones entre la forma de pensar y la angustia, la identificación de pensamientos, ejercicios de enfrentamiento a situaciones evitadas, estrategias de distracción y técnicas de relajación y respiración.

Fecha de publicación 2008-05-30 00:32:00.

Actualizado el 19-08-2017 10:01:35
Por Neipol

Deja un comentario