Inicio

Duendes que trabajan – Supersticiones


En toda Europa, los duendes han originado una gran variedad de creencias. Es mucho lo que puede decirse de ellos, por su fuerte personalidad y gustos definidos. A la mayoría le gusta trabajar y tienen muy mal concepto de los perezosos. Por ejemplo, el Brownie, uno de los más conocidos duendes británicos, es extremadamente servicial en las tareas de la casa y asegura la prosperidad a cambio de golosinas. Sin embargo, jamás hay que obsequiarle ropas nuevas porque, ofendido, desaparecerá para no volver.Hay un duende gales llamado Bwca, que se dedica a la preparación de manteca y quesos. Suele ser tranquilo, a menos que se tope con alguien que odie la bebida; en ese caso se enfurece. Tampoco le caen bien los cristianos disidentes.

LEER  Quiero ser rico! – Hechizo para Ser Millonario

En Rusia, el Domovoy, es hogareño. Vive en las chimeneas y sale de noche para tomar la comida que los dueños de casa le preparan especialmente. El 28 de enero devuelve atenciones, porque en ese día, el Domovoy se dedica a cocinar su comida preferida: una polenta especial que ofrece a todos los habitantes de la casa. Los duendes italianos son los más traviesos.

A diferencia de sus colegas del norte de Europa, que cuidan los animales de la granja y protegen las cosechas, éstos se divierten trenzando entre sí las colas de las vacas o caballos en los establos, con lo que se arma un verdadero caos. Los Manteillons, por ejemplo, se divierten dentro de los hogares, saqueando las mesas preparadas para la cena o quitándoles las frazadas a los ocupantes de la casa cuando duermen.

LEER  Magia con fotos - Aprende a realizarla

Para librarse de sus burlas, hay que colocar grandes recipientes en las ventanas (del lado de afuera), llenos de lentejas. Los duendes se verán obligados a contarlas una por una y no tendrán tiempo de molestar a nadie antes de que la familia despierte.

Fecha de publicación 2014-12-24 20:13:17.

Actualizado el 07-01-2017 10:37:49
Por Francesca Neipol
Categoría: suerte

Deja un comentario