Inicio

Operarse de la obesidad


Si sobrepasa en 45 kilos o dobla el peso ideal, le ha sido imposible adelgazar mediante los tratamientos médicos convencionales, es un glotón y, además, sufre hipertensión, diabetes, artritis u otro trastorno relacionado con la obesidad, usted es un firme candidato para someterse a una intervención quirúrgica para corregir su sobrepeso.
“En la década de los 70, se hicieron muy populares las operaciones llamadas malabsortivas, un tipo de cirugía que consistía en acortar el intestino delgado con el fin de impedir la absorción de los alimentos. Esta práctica, ya abandonada, ha dejado paso a otras más modernas que actúan sobre el estómago”, dice Aniceto Baltasar, jefe del Servicio de Cirugía del Hospital Virgen de los Lirios, en Alcoy (Valencia), y uno de los mayores expertos a nivel mundial en cirugía de la obesidad.

LEER  Cómo afecta el café en la salud

La operación de gastroplastia o de grapado gástrico, que consiste en crear un estómago pequeño o reservorio, de unos 20 centimetros cúbicos de capacidad, y una estrechez a su salida, para ralentizar el vaciado, es la que se realiza con más frecuencia.
“Hay al menos 14 formas de realizarla. Nosotros hemos utilizado en 145 pacientes dos variantes de la denominada gastroplastia vertical en banda, que es la preferida por todos por su sencillez y seguridad”. dice Baltasar. “Una de ellas, que es original nuestra, consiste en dividir el estómago y separar por completo de él el reservorio.”

LEER  El Tiempo y la salud

La tendencia actual, sin embargo, es haci llamadas operaciones mixtas. “Lo que aquí hacemos -comenta Baltasar- es, por una parte, operar el estómago, para reducir la cantidad de comida ingerida, y, por otra, acortar el intestino, con el fin de reducir la superficie de absorción.”

Fecha de publicación 2008-05-17 04:56:00.

Actualizado el 02-12-2017 20:34:11
Por Neipol

Deja un comentario