Inicio

El miedo a la anestesia en las cirugías


El miedo a la anestesia o bien, a la operación en sí misma, son lógicos y naturales, pero que ello afecte el resultado operatorio. La asistencia psicológica es imprescindible, siempre y cuando se trate de alguna clase de cirugía mutilante, que afecte la estética corporal en forma ostensible, o que altere la vida de relación del paciente. La complejidad de la asistencia dependerá, en buena medida, del perfil psicológico del enfermo; en ciertas ocasiones el apoyo del cirujano o del anestesista serán suficientes. En casos más complejos, la consulta psiquiátrica es imprescindible.
El anestesista dispone de signos claros para evaluar la profundidad de la anestesia. El paciente podrá despertarse solamente cuando se lo ha sedado en el curso de una intervención con anestesia parcial (peridural, raquídea, local, etc.), caso en el cual ello no tiene mayor importancia. En cambio, en el curso de una anestesia general, ésta es controlada para mantenerla en niveles óptimos.Las anestesias parciales tienen una duración limitada, que varía según cada caso. Si se prevé la posibilidad de una prolongación durante una anestesia peridural, puede dejarse un catéter en el sitio de la punción y mantener la analgesia agregando nuevas dosis de anestésico. La anestesia local puede prolongarse en el tiempo infiltrando nuevamente el área quirúrgica. En todos los casos, por otra parte, el efecto puede extenderse utilizando la anestesia general.

LEER  Árbol del sexo en peligro de extinción

No vamos a negar que sí existen casos, donde el paciente ha quedado con secuelas tras una anestesia. Pero los casos de esta índole son cada vez más extraños. Hay que tener en cuenta el estado general del paciente, el tipo de operación a realiza, el tipo de anestesia, la habilidad del equipo actuante y la infraestructura del lugar donde se opera.

De cualquier manera hay que resaltar, que las anestesias actuales son altamente confiables y las complicaciones son posibles, pero sumamente excepcionales.

Categorizar una intervención como menor, mediana o mayor, es siempre relativo y en todo caso, es un problema que debe preocupar más al cirujano que al paciente. En esta categorización intervienen también factores ajenos a la importancia de la operación en sí (anestesia, infraestructura, materiales a utilizar, pronósticos, y demás). De todos modos, es aconsejable que el cirujano y su equipo se abstengan de aumentar los temores de los pacientes con definiciones preocupantes.

LEER  Conjuros contra el miedo - Rituales egipcios

Debemos resaltar también, que el médico debe informarle al paciente los riesgos derivados de la operación, cuando los mismos se producirán con seguridad por el tipo de intervención a realizar o aquellos más probables. Pero informar de “todos los riesgos” que eventualmente pueden aparecer, es prácticamente importante.

Fecha de publicación 2008-05-17 11:35:00.

Actualizado el 17-10-2017 00:49:31
Por Neipol
Categoría: cirugía, Salud

Deja un comentario