Inicio

Cómo prevenir y tratar la anemia


Para evitar que se produzca una anemia, es importante que el aporte de calorías y vitaminas aumente con relación necesidades del organismo, variables en cada fase del crecimiento.

anemia-tratamientoEl crecimiento y desarrollo del niño no es uniforme, sino que camina por fases más o menos marcadas. La primera, que va desde el nacimiento hasta los cuatro años, es la llamada fase del primer relleno; de los cinco a los siete viene el primer estirón; el segundo relleno corresponde al período entre los ocho y diez años; y, por último, de los once a los quince, más o menos, tiene lugar el segundo estirón.

Un niño sano destina, normalmente, del 10 al 15 % de las calorías ingeridas cada día necesidades de su crecimiento. Durante las épocas de estirón, hay que darle una dieta rica en proteínas, vitaminas y minerales, en especial hierro y sobre todo calcio, ya que favorecen la formación de los tejidos.

LEER  La importancia de los reflejos

Lo habitual es que las necesidades queden cubiertas con una dieta suficiente y equilibrada pero, en ocasiones, una sobrecarga de actividad, el ejercicio físico intenso, las preocupaciones escolares y un exceso de tareas, los desayunos rápidos e insuficientes o una dieta monótona pueden influir negativamente en su salud. El que la disminución del aporte de proteínas y hierro coincida con un aumento de necesidades en su desarrollo, lleva a muchos niños a padecer anemia.

Los síntomas de esta enfermedad aparecen solapadamente, de ahí que haya que prestar atención al comportamiento del niño. El primer signo que puede dar una pista es el cansancio. Este se produce por un descenso de hierro en los glóbulos rojos cuando, al realizar un esfuerzo, llevan el oxígeno a los tejidos.

LEER  Cómo vivir mas de 100 años

Además de cansado, puede presentar mayor irritabilidad, quejarse de dolor de cabeza con demasiada frecuencia, padecer insomnio, falta de concentración, calambres musculares, etc. Otros síntomas visibles son palidez y sequedad inhabitual en la piel y mucosas, fragilidad en las uñas o caída del cabello.

Tratamiento de la anemia.
Una vez detectada la posible anemia, el médico recetará un preparado específico de hierro. Sólo han de tomarlo aquellos niños con una anemia grande y se les administrará antes o después de las comidas durante tres o cuatro meses, para que deje un buen depósito en el organismo. Una advertencia: mientras dura el tratamiento, las heces estarán ennegrecidas.

Fecha de publicación 2014-11-20 14:21:24.

Actualizado el 28-07-2017 05:39:36
Por Neipol
Categoría: prevención, Salud

Deja un comentario