Inicio

Asma bronquial – Lo que necesitas saber


El asma bronquial o enfermedad asmática, es un proceso respiratorio cuya principal característica es la dificultad respiratoria, llamada disnea, a consecuencia de una disminución (estenosis) en el diámetro de los bronquios pequeños y bronquiolos.La afección es frecuente y multiforme. Los factores de agresión de las vías aéreas superiores como resultado de la industrialización y de la urbanización, con sus poluciones atmosféricas y microbianas, y el desarrollo de productos nuevos, industriales, laborales y medicamentosos que envuelven nuestro ambiente, explican a nivel estadístico el aumento de la frecuencia del asma, que es de observación cotidiana en la práctica de la consulta médica.

La gran complejidad de esta enfermedad en cuanto a su naturaleza, sus componentes fisiopatológicos y los factores desencadenantes, exige de ella un trabajo disciplinado, paciente y, en algunas ocasiones, casi infructuoso, ya que, si bien ha podido surgir en principio de una causa única y precisa, posteriormente su persistencia y desarrollo pueden ser debidos a un cortejo polietiológico, en ocasiones difícil o imposible de desentrañar en su verdadero valor.

Al igual que la pel y la mucosa digestiva, la mucosa rino-traqueo-bronquial es un tejido de protección del organismo. Estos tres tejidos pueden ser, en los mismos individuos, objeto de agresiones que, por mecanismos similares, conducen a reacciones de edema e inflamación; ello explica cuán a menudo el asma se asocia a cierto tipo de manifestaciones cutáneas en particular, lo cual nos da el testimonio de un terreno o una constitución especial, tales como eczema, urticaria y edema angioneurótico.

LEER  Ejercicio de respiración: problemas circulatorios

Otro aspecto que debe tenerse en cuenta es el hecho evidente de que es, por lo general, toda la mucosa de las vías respiratorias, y no sólo la de los bronquios, la que participa de esta especial reacción; ello explica con cuánta frecuencia la crisis de asma viene precedida por síntomas de rinitis, y que como es lógico suponer, obedecen al mismo mecanismo.

Así pues, la característica básica del enfermo asmático es la hipersensibilidadexagerada de su mucosa traqueobronquial, frente a agentes externos o factores endógenos. Esta sensibilidad puede ser detectada por los métodos generales de diagnósticos de las enfermedades alérgicas y por otras exploraciones o exámenes biológicos complementarios; pruebas farmacodinámicas espirográficas, examen celular y bacteriológico de las secreciones bronquiales, contexto psíquico del paciente, etc.

LEER  Gases, cómo prevenirlos en chicos

Lo que entraña una verdadera dificultad es el hecho evidente de que raras veces, la sensibilización es unilateral, es decir polarizada hacia un solo alérgeno; puede ocurrir que exista una polisensibilización hacia varios alérgenos ya desde el inicio de la enfermedad o que el paciente vaya sensibilizándose a otros, en el transcurso del tiempo. Por otra parte, los factores irritantes inespecíficos y directos, y la infección microbiana pueden, a su vez, preparar el camino al alérgeno causal; e inversamente, el alérgeno tan sólo puede ser responsable de la “irritación” bronquial y preparar así el lecho a la infección. Si a ello añadimos la certeza de laimportancia del núcleo psicológico o psicofisiológico del paciente, sin olvidar la influencia de los mecanismos hormonales, y la interacción de todos estos mecanismos causales que se intrincan y se favorecen mutuamente, tendremos aún una somera idea de la complejidad de esta afección y de cuán ambiguos e inaprensibles pueden ser, a veces, los caminos por los cuales el médico intenta hallar las posibles causas importantes e iniciales.

Fecha de publicación 2008-03-02 12:29:00.

Actualizado el 30-11-2017 05:25:48
Por Neipol
Categoría: respiración

Deja un comentario