Inicio

Prevención – Problemas de salud en las lesbianas


Prevención – Problemas de salud en frecuentes y más comunes en las lesbianas.
Comprende los problemas de salud de las lesbianas (desde infecciones de transmisión sexual hasta la depresión) y obtenga consejos para tomar las riendas de su salud.

Todas las mujeres tienen ciertos riesgos de salud. Sin embargo, las mujeres que tienen relaciones sexuales con otras mujeres se enfrentan a un mayor riesgo de problemas de salud específicos. A pesar de que sus riesgos individuales están determinados por muchos factores (incluyendo antecedentes familiares y la edad) más allá de su orientación sexual y prácticas sexuales, es importante para entender los problemas comunes de salud que más comunmente se dan en las lesbianas y los pasos que pueden tomar para mantenerse saludable.

lesbianas-saludProtéjase de las infecciones de transmisión sexual:
Ciertas infecciones de transmisión sexual (tales como el virus del papiloma humano (VPH), la vaginosis bacteriana y tricomonas) pueden propagarse entre las mujeres. El sexo oral y el comportamiento sexual que implique contacto digital vaginal o digital-anal, sobre todo con los juguetes sexuales con penetración compartidos, pueden propagar infecciones. El contacto sexual femenino-femenino es también un medio posible de contraer el VIH, el virus que causa el SIDA.

Para protegerse de las infecciones de transmisión sexual:
Hazte la prueba, hasta no hacerlo no tengan relaciones sexuales sin protección a menos que estén seguros de que usted y su pareja no están infectados con el VIH u otras infecciones de transmisión sexual. Si tiene relaciones sexuales con un hombre o una mujer. La prueba es importante porque muchas personas no saben que están infectadas, y otros puede que no sean honestos acerca de su salud.

Use un condón u otra protección:
(un pequeño pedazo de látex o envoltura de plástico) durante el sexo oral. No comparta los juguetes sexuales, y mantenlos siempre seguros, protegiéndolos con un condón y limpieza antes y después de cada uso.

Ser monógamo:
Otra forma segura de evitar las infecciones de transmisión sexual es permanecer en una relación mutuamente monógama a largo plazo con una pareja que no está infectada.

Considere el fármaco Truvada:
En julio de 2012, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) aprobó el uso del Truvada con medicamentos para reducir el riesgo de transmisión sexual del VIH en las personas que están en alto riesgo. Truvada también se utiliza como un tratamiento del VIH junto con otros medicamentos.

LEER  Qué son los cálculos renales

Cuando se utiliza para ayudar a prevenir la infección por el VIH, Truvada sólo es apropiada si su médico no está seguro de que no tiene una infección por VIH o hepatitis B. La droga también se debe tomar todos los días, exactamente según lo prescrito. Y sólo debe utilizarse junto con otras estrategias de prevención, como el uso del condón cada vez que tenga relaciones sexuales.

Truvada no es para todos. Si estás interesada en Truvada, hable con su médico sobre los riesgos y los beneficios potenciales y si es adecuado para ti.

Limite la cantidad de alcohol que consume y no consuma drogas.
Si estás bajo la influencia, usted es más propenso a tomar riesgos sexuales. Si opta por usar drogas inyectables, no comparta agujas.

Vacúnese.
Las vacunas que pueden proteger contra el VPH, así como la hepatitis A y la hepatitis B, infecciones graves del hígado que pueden propagarse a través del contacto sexual.
No bajar la guardia. No hay cura para el VIH / SIDA y muchas infecciones de transmisión sexual, como el VPH y el herpes genital. La mejor manera de mantenerse saludable es protegerse.

Hacer frente a la depresión:
Lesbianas y mujeres bisexuales podrían estar en mayor riesgo de depresión y ansiedad. Además, los jóvenes que se identifican como lesbianas, gays, bisexuales o transgénero pueden tener un mayor riesgo de depresión e intentos de suicidio. Factores contribuyentes podrían incluir la alienación social, la discriminación, el rechazo de los seres queridos, el abuso y la violencia. El problema podría ser más grave par lesbianas que tratan de ocultar su orientación sexual y las que carecen de apoyo social.

Si no se trata, la depresión puede llevar a un comportamiento sexual de riesgo y una espiral descendente de emociones, de comportamiento, la salud, e incluso problemas legales y financieros. Si crees que puedes estar deprimida, habla con tu médico o busca ayuda de un profesional de salud mental. Si eres renuente a buscar tratamiento, confia en un amigo de confianza o un ser querido. Compartir tus sentimientos podría ser el primer paso para obtener el tratamiento.

Buscar ayuda para el abuso de sustancias.
Lesbianas y mujeres bisexuales podrían enfrentar los factores de riesgo únicos para el abuso de sustancias, tales como:

-El estrés relacionado con hacerse pasar como un heterosexual.
-Trauma debido a la intimidación, la violencia, el abuso o el auto-abuso.
-Impacto del sexismo y la discriminación.
-Visitar bares o clubes para la socialización y el apoyo entre pares.

LEER  Cómo curar y prevenir los panadizos

Reconocer la violencia doméstica:
La violencia doméstica puede afectar a cualquier persona en una relación íntima. Las señales de peligro específicas de las mujeres lesbianas o bisexuales pueden incluir una pareja que:

-La amenaza con decirle a sus amigos, seres queridos, compañeros de trabajo o miembros de la comunidad a su orientación sexual o identidad de género.
-Le dice que las autoridades no van a ayudar a una persona homosexual, bisexual o transgénero.
-Le dice que dejar la relación significa que usted está admitiendo que las relaciones homosexuales son desviadas.
-Le dice que la violencia doméstica no puede ocurrir en las relaciones homosexuales o que las mujeres no pueden ser violentas.

El permanecer en una relación abusiva puede dejarle deprimida, ansiosa y desesperada. Si no deseas revelar tu orientación sexual, podrías ser menos propensa a buscar ayuda que en un asalto. Sin embargo, la única manera de romper el ciclo de la violencia doméstica es tomar medidas (y cuanto antes mejor). Si eres un blanco de la violencia doméstica, decirle a alguien sobre el abuso, ya sea un amigo, un ser querido, el médico u otro contacto cercano. Considere llamar a una línea para violencia doméstica y la creación de un plan para dejar a su abusador/a.

Asegurarse de obtener atención médica rutinariamente es una prioridad:
Algunas mujeres lesbianas y bisexuales tienen dificultades para encontrar un médico bien informado sobre los temas de salud de lesbianas y con quien se sienta cómodo discutiendo sus necesidades y preocupaciones. Para hacerse cargo de su salud, busca un médico que se te ponga a gusto y fomenta la discusión de temas sexuales. Identifíquese como lesbiana o bisexual, y pregunta acerca de exámenes de rutina recomendadas par mujeres en el grupo de edad (como la presión arterial, mediciones de colesterol, pruebas de detección de cáncer de mama y el cáncer cervical). Si no está en una relación a largo plazo, mutuamente monógama, programar exámenes regulares par infecciones de transmisión sexual. Comparta cualquier otro problema de salud que pueda tener con su doctor también. El diagnóstico y tratamiento temprano ayudan a promover la salud a largo plazo.

Fecha de publicación 2009-12-21 15:42:00.

   
Tags: lesbianas imagenes de lesbianas problemas de salud eb llas lesbiabas
Actualizado el 23-10-2017 02:23:06
Por Neipol
Categoría: prevención

Deja un comentario