Inicio

Caderas, prevenir la luxación


Algunos bebés nacen con una displasia congénita de cadera, un trastorno que, de no tratarse a tiempo, puede llevar a la luxación. En estos niños, la cavidad que recoge la cabeza del fémur (cotilo) no está correctamente desarrollada para sujetar ésta, y el fémur tiene predisposición a salirse con facilidad fuera de la articulación.

Por lo general, el trastorno se detecta cuando el neonatólogo realiza el primer examen o por medio de una radiografía o ecografía de caderas que se le practica a todos los recién nacidos, y la corrección puede iniciarse mucho antes de que el niño comience a caminar.

LEER  Qué son los embarazos anormales? Partos prematuros

El tratamiento debe ser hecho por un ortopédico. Es bastante frecuente que se recomiende a los padres la colocación de dos pañales para corregir el defecto, pero esta medida puede ser peligrosa.

Sólo sirve en algunos casos; en otros puede conducir a una displasia de cadera definitiva o incluso a una luxación. A veces es necesario utilizar pañales ortopédicos.

Los pañales mantienen al bebé con las piernas abiertas (en postura de ranita), para que el fémur comprima el cotilo y éste pueda adquirir una configuración normal. Cuando camine, el problema terminará de corregirse.

Fecha de publicación 2008-10-01 10:49:00.

Actualizado el 31-07-2017 18:35:14
Por Neipol

Deja un comentario