Inicio

Cómo prevenir accidentes en el agua con niños


Frente al agua, ya sea de mar, río, laguna o pileta, toda prevención es poca. Lo principal es, por supuesto, no perder de vista a los niños ni un solo segundo.

chicos-jugando-aguaCalambres: Surgen de repente, producen un dolor agudo e inmovilizan el músculo, por eso pueden ser peligrosos si el niño está nadando donde no hace pie. Hay que explicarle que, si ocurre, debe parar de nadar y, flotando, tratar de relajar el músculo y moverlo con mucha precaución en dirección opuesta a la contracción. Al salir del agua, bastará con un masaje y, si persiste, aplicar calor y darle de beber agua con sal o azúcar.

Cortes de digestión: Para evitarlos, hay que procurar que después de la comida esperen esos “odiosos noventa minutos”. Sin embargo, el problema no es tanto la digestión como el cambio brusco de temperatura. Cuando se está haciendo la digestión, la sangre se concentra en el estómago y el intestino, y al entrar en un medio frío, tiene que repartirse rápidamente para equilibrar la temperatura.

LEER  Cómo prevenir y tratar la anemia

Esto puede producir un desvanecimiento.
Para prevenirlo, hay que acostumbrarlos a ducharse antes, si es posible, o a entrar lentamente en el agua, mojándose primero el abdomen, las muñecas y la nuca. Si el corte de digestión se produce, debe mantenerse al pequeño reanimado y vigilado hasta que llegue el médico.

No es aconsejable que permanezcan demasiado tiempo seguido dentro del agua.
El baño prolongado favorece la disminución de la glucosa en la sangre, y esto puede causar algún mareo. Tampoco se los debe dejar bañar con el cuerpo frío, o sudorosos después de haber estado jugando a pleno sol.

Aguas vivas: El roce con ellas ya produce inflamación, ronchas y picazón. Cuando pican, el dolor es intensísimo, pudiendo aparecer ampollas y también fiebre, escalofríos y desmayos. Lo inmediato es limpiar bien la picadura e inmovilizar la zona afectada, aplicando compresas calientes, y administrar una pomada antiinflamatoria que contenga antihistamínicos. Puede darse al niño un analgésico.

LEER  Como prevenir, curar y aliviar el dolor de cabeza naturalmente

Araña de mar y raya: Ambas picaduras, que podrían evitarse llevando siempre a los niños con sandalias cerradas, producen un dolor agudísimo. Hay que actuar aplicando un antiséptico, retirando la púa, en el caso de la raya, e inmovilizando el pie, en el agua más caliente que pueda resistir el niño, durante 30 a 60 minutos. Se recomienda la administración de algún analgésico y un antiinflamatorio.

En el caso de la picadura de raya, habrá que consultar con el médico, porque puede ser útil una pomada antibiótica para que la herida no se infecte.

Por último, como consejos generales, es importante llevar siempre un botiquín, tener a mano el carné de la Obra Social o del instituto médico privado y saber, allí donde estemos, cuál es el hospital más cercano y dónde quedan las farmacias más próximas. Pero, sobre todo, nos ahorraremos muchos sustos si vigilamos a los niños constantemente, porque con ellos, siempre, vale más prevenir.

Fecha de publicación 2008-09-25 11:52:00.

Actualizado el 21-07-2017 10:06:56
Por Neipol
Categoría: prevención

Deja un comentario