Inicio

Angiomas cavernosos


Son poco frecuentes y están presentes desde el nacimiento. Pueden ser únicos o estar acompañados de angiomas tuberosos. Se localizan preferentemente en la cabeza y el tronco, pero pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo.

Las lesiones son de color rojo azulado y se ubican profundamente; a veces, pueden estar recubiertas de piel sana. Estos angiomas presentan una evolución benigna, y dado que su involución es más lenta que en los angiomas tuberosos, muchas veces requieren tratamiento quirúrgico para corregir las lesiones residuales, del tipo de piel atrófica o sobrante.

Fecha de publicación 2008-10-06 09:50:00.

Actualizado el 05-01-2018 23:37:23
Por Neipol
Categoría: lesiones, piel, tratamiento

Deja un comentario