Inicio

El dolor del parto – ¿Cuándo tratarlo?


¿Cuándo es necesario tratar el dolor?
En medicina suele decirse que el dolor que mejor se tolera es… el dolor del otro. Nadie puede ponerse en el lugar de quien lo siente: es una experiencia única e intransferible. En ese momento, el dolor es solamente de esa persona, por eso los obstetras no se muestran inflexibles a la hora de administrar calmantes.

La experiencia les permite saber cuándo una parturienta está llegando al límite de su tolerancia, ya sea física o psíquica. En esas situaciones recurren a su arte y a su técnica.

Si el profesional considera que el dolor se origina en los hechos normales y fisiológicos del parto, administrará un medicamento que produzca una disminución de la sensibilidad al dolor, los comúnmente llamados analgésicos (an: sin; algesia: dolor). De esta manera, si bien no desaparece, por lo menos lo atenúa hasta lo tolerable.

LEER  La decepción del parto

La cuestión cambia cuando es necesario realizar un acto quirúrgico, por pequeño que sea, como la conocida episiotomía, o un acto mayor, como la cesárea. En ambos casos se produce intencionalmente una incisión del tejido materno y, por supuesto, eso produce dolor, pero este dolor es distinto del que ocasiona el parto.

La mujer no está preparada naturalmente para dichas intervenciones, por lo que que hay que eliminarlo en forma total. En estas situaciones se utilizan los anestésicos, que bloquean todas las sensaciones. Si la región donde se hace la incisión es pequeña, se anestesia sólo esa zona y la técnica, de fácil realización, se denomina local. Basta inyectar una cantidad mínima de la solución anestésica para que el dolor desaparezca inmediatamente.

LEER  Parto con la ayuda del padre

Cuando la región que se debe anestesiar es extensa o profunda, se utiliza la misma solución anestésica, pero se la coloca en las cercanías de los nervios que ingresan en la médula. De esta manera, se impide el acceso de todas las sensaciones, incluso las motoras (no se sienten ni se pueden mover las piernas, como ocurre en la anestesia peridural que se utiliza en las cesáreas). La técnica es más difícil y requiere la participación de manos experimentadas (anestesiólogos).

Fecha de publicación 2014-02-19 12:17:14.

Actualizado el 27-08-2017 16:03:18
Por Neipol
Categoría: parto

Deja un comentario