Inicio

El divorcio como alternativa para problemas de pareja


La pareja estable y su mundo, ha experimentado severos cambios en los últimos tiempos, y la sociedad actual abierta y tolerante, ve con buenos ojos que las personas encuentren la oportunidad de rehacer sus vidas.

La separación y la formación de una nueva pareja, el divorcio y el hecho de volver a casarse, están hoy en día estrechamente conectados en nuestra sociedad, ya que muchas de las personas que se divorcian suelen volverse a casar o a formar nuevas parejas, en ocasiones poco después de la separación misma.

Por lo general, cuanto más tiempo permanece una persona sin casarse luego del divorcio, menos probable es que se vuelva a casar. Muchos de los que no vuelven a hacerlo, lo lamentan, ya que les gustaría volver a formar pareja, pero no encuentran a la persona indicada, mientras que otros no se casan por decisión propia.

LEER  Frases para conquistar hombres

En cierto modo es comprensible que quienes se han separado o divorciado hace poco tiempo puedan ser reacios nuevas relaciones; el matrimonio para ellos, ha supuesto una experiencia de sufrimiento, destrucción y amargura tales que resulta imposible pensar en una segunda oportunidad.

Ahora bien, algunos matrimonios cachaban cuando uno o más raramente ambos miembros, desean casarse con otra persona, de la que se ha enamorado. Aunque no es normal que surjan relaciones serias de la noche a la mañana, la palabra común “enamorarse” indica todo un estudio a la extrañeza y fragilidad, en el que salen a flote los sentimientos más profundos.

Hay que señalar también que en las relaciones de triángulo, donde ya existe un amante, el que está en medio por la transición entre una relación y la otra, puede también experimentar presiones por parte de su amante, en ocasiones suficientes para ser consideradas como un tipo de chantaje.

LEER  Top 10 consejos para mujeres en pareja

El amante, ansioso e inseguro, temiendo que los sentimientos de lealtad y compromiso con la familia se crucen en el camino de su nueva felicidad, o puede intentar luchar amenazando a su nueva pareja con poner fin a la relación. Y bueno, aunque el que sufre tales presiones puede responder tomando una decisión, sus consecuencias serán muy diferentes de una decisión tomada por alguien que tenga la oportunidad de pensarlo y de aceptar las consecuencias a largo plazo. Las decisiones importantes no deben ser apremiantes ni siquiera para la persona que las toma, y eso se hace muy difícil para todos los involucrados.

Fecha de publicación 2008-06-04 15:19:00.

Actualizado el 03-09-2017 13:21:13
Por Neipol
Categoría: pareja

Deja un comentario