Inicio

Experiencia extraña con ovnis


En el mes de julio estaba de vacaciones en la Costa Brava, con mi marido y mis dos hijas.

Una noche me encontraba en el jardín del chalet con las niñas y vi en el cielo dos objetos que emitían luces azules y blancas y se movían a una velocidad increíble.
Poco a poco se fueron acercando y sentí verdadero pánico; cogí a mis hijas y las abracé. Los dos objetos permanecieron encima de nosotros, ignoro por cuanto tiempo, ya que se pararon los relojes. Luego el miedo cesó, estuvimos contemplando los ovnis como si nada hasta que se marcharon a una velocidad vertiginosa.
La experiencia fue maravillosa, mi vida ha cambiado, ahora me llevo estupendamente con mi marido, mi hija pequeña, que antes no comía, tiene un apetito voraz y yo me siento mucho más feliz. ¿Este cambio tan radical ha tenido algo que ver con el avistamiento ovni?

LEER  Peligros de la deshidratación en los bebés

Respuesta:
Querida amiga: Estás en lo cierto, no estamos solos en el Universo y figúrate la cantidad de planetas habitados que debe haber. Es muy posible que tengan un avanzadísimo desarrollo tecnológico; de
hecho, se ha dicho que los ángeles que mencionaba la Biblia eran extraterrestres; acuérdate del carro de fuego de Elias.
Existe una casuística muy amplia de personas que, después de un contacto ovni, su vida ha cambiado a mejor. Este fenómeno está aún por descubrir, muy a pesar de concienzudos ufólogos que topan con gobiernos que no quieren soltar prenda de los miles de avistamientos que se han producido en el mundo.

LEER  Top 10 - Las enfermedades más extrañas del mundo

¿Te figuras si estos seres nos dieran lecciones de amor y de paz, lo que sería de las fábricas de armas, de las multinacionales, de los bancos y de todos ¡os que se aprovechan de la miseria humana? Por esta razón, todos los gobiernos de todos los países de la Tierra callan, y es que ya lo dijo Jesús de Nazaret: “La verdad os hará libres…”. Un abrazo.

Fecha de publicación 2008-08-26 19:41:00.

Actualizado el 01-11-2015 22:38:19
Por Francesca Neipol

Deja un comentario