Inicio

Narcisismo


El narcisismo consiste esencialmente en que el individuo, niño, adolescente o sdulto, experimente una atracción sexual hacia sí mismo, sea por su cuerpo, por la imagen de sí mismo, o por su personalidad global. Esta atracción se traduce no sólo al campo de la sexualidad mismo, sino que llega así mismo al nivel emocional, a la ternura y a una apasionada admiración de uno mismo. Indudablemente se trata de una “perversión sexual” ya que en estos casos predominan las reacciones de carácter genital: la ipsación, preferentemente queda elevada al nivel del acto sexual en el que el narcisista es su propia pareja.

El término “narcisismo” tiene su origen en el mito griego de Narciso, hijo del dios-río Cefiso y de Liriope, del cual se enamoró la ninfa beocia Eco. Narciso rechazó las pretensiones amorosas de Eco por lo que ésta cayó en un estado de melancólica desesperación. Consumida de pena, su cuerpo fue reduciéndose y marchitándose hasta que no le quedó más que la voz. Pero no quedó sin castigo la indiferente sonerbia de Narciso. Afrodita se encargó de vengar la ofensa inferida a su servidora. Así, una vez que Narciso estaba de cacería en el Helicón, impelido por la sed se arrojó de bruces al suelo para beber del agua de una cristalina fuente en cuya clara superficie se reflejaba su propia figura. Afrodita, la diosa del Amor, hizo que Narciso se enamorara de su propio cuerpo producido en el espejo de las aguas, y como el objeto de su amor era inalcanzable, acabó consumiéndose de pena como la desventurada Eco. Al intentar abrazar su propia imagen reflejada en el río, murió ahogado convirtiéndose en flor que al borde de las aguas seguía contemplándose en el espejo que aquellas formaban: esta flor se llamó narciso.

LEER  Isla que era un Paraíso del Pacifíco Destruída

El origen de esta sexopatía es muy remoto; tiene incluso unas raíces normales en la infancia y en la adolescencia. El narcisismo infantil puede considerarse como una fae normal en la evolución del individuo, fase en la que no existe claramente una auténtica diferenciación sexual. El niño sólo se preocupa de sí mismo, se considera como el eje de la familia y de su ambiente, y se complace en sí mismo concediéndose indulgentemente cualquier capricho. Su capacidad de amor está aún viciada por un egoísmo brutalmente posesivo y en realidad puede decirse que sólo se ama a sí mismo. A través de su aprehensión, intuitiva aún, de los objetos de la realidad, en esta fase prelógica y emocionalmente sobrecargada de la infancia, el niño se busca a sí mismo en las cosas del entorno, se identifica con ellas, debido a una especie de egocentrismo instintivo. Cuando el niño va creciendo manifiesta entre los que le rodean, una afectividad menos posesiva que antes y empieza a escoger a alguien como objeto fundamental de su predilección. Pero sus primeros amores conservan aún un fuerte matiz egocéntrico: quiere ser amado, preferido con respecto a los demás.

El adolescente no se preocupa demasiado de los demás pues está aún cerrado en sí mismo (ensimismado), ni se preocupa excesivamente por las relaciones sexuales. Por lo tanto se dedica a su propio cuerpo de una manera excesiva. La ipsación adolescente se transforma en este fase en un “gozar de sí mismo”. Incluso, algunas relaciones o contactos homosexuales de esta época se explican po un narcisismo compensatorio en el que la imagen del adolescente que comporta tal relación, no es más que una imagen de sí mismo. Esta relación absolutamente instrumental no es otra cosa que una ipsación.

LEER  Por qué cantamos en la ducha?

Ahora bien, hasta aquí es algo normal, pero el narcisismo del adulto no lo es tanto. El narcisismo adulto se compone de los mismos elementos que aparecen en el niño y en el adolescente. Por lo tanto, cuando se da en el individuo adulto, se puede tratar de un residuo infantil no superado y que pervierte la sexualiodad normal adulta. Algunos adultos quedan toda su vida fijados en una etapa infantil o adolescente de su sexualidad. Les interesa poco llegar a la conquista de cualquier objeto sexual fuera de ellos y se intensifica su necesidad de poder y un extremado orgullo. En estas condiciones de insatisfacción afectiva y sexual las ambiciones profesionales y sociales tienden a sustituir y reemplazar los placeres y satisfacciones frustrados. Ahora bien, el narcisismo se convierte en patológico cuando llena la mayor parte de la vida erótico-sexual del sujeto reemplazando la normal tendencia a la relación heterosexual y proyectándose sobre su propio individuo.

Fecha de publicación 2015-10-19 01:29:13.

Actualizado el 06-07-2016 19:18:10
Por Francesca Neipol
Categoría: OffTopic
Etiquetas:

Deja un comentario