Inicio

Las mujeres que conquistó James Bond


Ningún otro funcionario británico seduce tanto como él. Un trabajo como el suyo debía tener sus lógicas compensaciones.

Cuando Úrsula Andrés surgió del mar con un bikini blanco, el mundo enloqueció. Ese día nació la chica Bond: mentes peligrosas o indiferentes en un cuerpo peligroso.
Ellas abrieron la veda de un erotismo latente y sensual, que definía al agente como uno de los mayores mujeriegos y misóginos del siglo, cuya mujer ideal tenía que hacer tan bien la salsa bearnesa como el amor.

La mujer Bond debe tener una increíble presencia física y llevar muy poca ropa. Las que han calado en la memoria colectiva son las de antes. La Shirley Eaton asfixiada por un baño de dorada purpurina, la aspirante a Miss Universo Daniele Bianchi, Diana Rigg (la única que le hizo pasar por la vicaría) y la Miss Francia Claudine Auger eran agresivas pero dulces, salvajes pero domables.

LEER  Tai chi: la meditación en movimiento

Pronto, la buenas se hicieron más buenas y las malas se hicieron más malas, por lo que acababan ganando las últimas: la Grace Jones de “Panorama para matar”, dando patadas a diestra y siniestra, o la Bárbara Carrera de “Nunca digas nunca jamás”. Sólo Carole Bouquet o Bárbara Bach dieron la talla. En “Goldeneye”, la malvada Famke Janssen mantiene una lucha tipo sumo con Pierce Brosnan.

El Bond de los noventa por ejemplo, mira mujeres como rivales o compañeras de viaje. En “Tomorrow never dies”, Michelle Yeoh y Teri Hatcher son las dos caras de la moneda.

LEER  Como reaccionar ante un cumplido

Fecha de publicación 2008-06-06 22:14:00.

Actualizado el 21-10-2017 19:13:53
Por Neipol
Categoría: OffTopic

Deja un comentario