Inicio

Cómo evitar golpear un hijo


1- Lo primera fórmula (y nada infantil) es contar hasta diez en un momento de máxima irritación.

2- Pensar en primer lugar si no hemos llegado a casa con excesivo cansancio, estrés y nervios del trabajo.

3- Nuestros hijos no tienen la culpa de nuestros problemas, es lógico que nos planteen los suyos.

4- No comenzar una dialéctica de gritos, procurar siempre alzar la voz menos que él. Normalmente, las familias realizan lo contrario.

5- Si el niño o la niña desarrollan un ataque de nervios, es mucho más coherente resituar la situación después de haberlos obligado a sentarse en un lugar alejado de nuestra vista.

6- Pedir que explique el motivo de su rabieta y analizarlo punto por punto.

7- Procurar que se responsabilice de la situación creada.

8- Intentar jerarquizar el castigo y no determinarlo según el estado de ánimo en que nos encontramos.

9- Ser coherente: no se puede levantar un castigo cuando se nos ha pasado el enfado y volver a estar irritable momentos después.

Fecha de publicación 2008-09-04 18:08:00.

Actualizado el 31-10-2017 03:50:21
Por Neipol
Categoría: Sin categoría

Deja un comentario