Inicio

Chicos perfeccionistas con estilo


La tendencia al perfeccionismo puede darse desde la más tierna infancia, tomando diversas formas: sentir como un fracaso toda calificación escolar que no llegue a sobresaliente, angustiarse por una mancha en la ropa, dedicar todo el tiempo al estudio y casi nada al juego…
Detrás de las exigencias excesivas que el propio niño se autoimpone no es difícil ver, la mayoría de las veces, las exigencias (directas o encubiertas) de unos padres que no están ofreciendo un amor incondicional sino supeditado a que el niño obtenga un alto rendimiento y se someta a una rígida obediencia.

LEER  Vacuna contra la gripe en spray nasal

Todos los padres deben imponer normas y premiar su cumplimiento con su aprobación y afecto. El problema es cuando las elevadas exigencias y la implacable normativa es lo que impera y no queda lugar para la espontaneidad, el juego, el disfrute y las manifestaciones propias de una conducta infantil. Podemos sentirnos muy complacidos por los niños perfeccionistas (son “niños modelo”), sin darnos cuenta de que suelen estar sometidos a una peligrosa presión. Y para colmo, es fácil que tengan dificultades con sus iguales, quienes suelen excluirlos de sus juegos y relaciones de grupo.

La meta de la educación no es que los hijos satisfagan la comodidad y el orgullo de sus padres. Un niño debe jugar, expresarse, dar rienda suelta a su energía y desarrollar una saludable espontaneidad. La obediencia y el rendimiento escolar deben concillarse con todo esto para que su personalidad tenga un desarrollo bien equilibrado.

LEER  Cirque Du Soleil - Show musical Alegría

Fecha de publicación 2008-12-04 13:54:00.

Actualizado el 09-11-2017 04:53:46
Por Neipol
Categoría: OffTopic

Deja un comentario