Inicio

Niños que se duermen en la clase…


En la adaptación al colegio, los niños pequeños pueden tener dificultades para dormir, así como presentar un sueño totalmente irregular con pesadillas incluidas.

Los maestros pueden comprobar determinada somnolencia y falta de concentración en los niños, lo que muchas veces produce que se comuniquen con sus padres para detallarles dicha situación, e indicándoles el bajo rendimiento escolar de sus hijos.

Esta situación, que además puede generar la sospecha de que se está frente a la presencia de alguna enfermedad o trastorno de aprendizaje, muchas veces no es más que la consecuencia de una alteración del sueño nocturno, que desaparecerá luego de un período de adaptación que lleva algunas semanas.

Ahora bien, si estos síntomas persisten, es muy conveniente realizar una consulta con el pediatra del pequeño.

LEER  Los bebés tienen pesadillas?

¿Qué hacer cuando esto sucede?

Es normal que durante las vacaciones los horarios habituales se vean alterados porque todos en la familia desean aprovechar más las horas de sueño, o por el contrario, disfrutar más horas del día o de la noche. No importa cuál sea la razón, sólo el hecho de alterar los horarios, perjudica el organismo de los niños, creando además, estos trastornos a la hora de regresar al horario escolar. Se debe intentar no desfasarse demasiado de la rutina horaria que se tiene en época de clases.

Un par de semanas antes del comienzo de las clases, es recomendable que los niños empiecen a cenar más temprano y con alimentos livianos. Además, aquellas actividades que realicen después de la cena, deberán ser tranquilas, como por ejemplo juegos de mesa. Debe evitarse mirar televisión durante la noche, y desde la tardecita evitar bebidas colas, café y chocolate.

LEER  Beneficios de la leche

Otro punto muy importante, son las prisas habituales de la mañana: los niños que van al colegio sin desayunar no solamente rinden menos sino que además, tienen una tendencia importante a la obesidad.

La vuelta al colegio tras unas largas vacaciones, para algunos niños forma parte de una rutina a la que se adaptan sin problema. Por el contrario, a otros les es mucho más difícil. Esto ocurre sobre todo en aquellos más pequeños, estimulados por la emoción del reencuentro con sus amigos, tanto como por el temor a separarse de sus padres.

Fecha de publicación 2008-09-29 12:52:00.

Actualizado el 07-11-2017 12:03:12
Por Neipol

Deja un comentario