Inicio

Qué hacer frente a un niño depresivo


Para diagnosticar una depresión, es necesario realizar un psicodiagnóstico completo, el que estudia varios aspectos del niño, además de los síntomas observables que dan una visión integral de la situación del mismo.

En primer lugar, permite conocer su personalidad, sus sentimientos, sus fantasías e ideales. También permite llegar a saber cuáles son sus temores. Reconstruye además, su historia de vida, con especial atención a pérdidas, superaciones, mueres o cambios.

Otro aspecto central para el diagnóstico es la comprensión de la dinámica de la familia en la que el niño está inserto: la relación con sus padres y hermanos o hermanas, el lugar que ocupa en la familia, la personalidad de sus padrea, etc.

LEER  Esterilidad - Infertilidad

Algunos elementos que se encuentran en las familias de los niños depresivos, son la depresión en alguno de sus padres, el rechazo manifiesto o encubierto hacia el hijo, duelos familiares que no han sido elaborados y especialmente, la inestabilidad en el vínculo con el hijo (padres cambiantes, ausentes o frecuentemente no disponibles, que no le posibilitan al pequeño tener uniformidad en la experiencia afectiva y lo someten a una frustración crónica).
El psicodiagnóstico, también permite elegir la estrategia terapéutica más conveniente. El tratamiento psicológico, da lugar a una mejoría marcada en los niños deprimidos, y generalmente, hace innecesario el uso de psicofármacos.

LEER  Cuidados al final de la vida

De acuerdo con la problemática, se indicará una terapia individual, vincular o familiar, al mismo tiempo que se les brindará a sus padres, una guía para poder comprender y ayudar mejor a su pequeño.

Fecha de publicación 2008-07-27 19:41:00.

Actualizado el 23-08-2017 15:16:01
Por Neipol

Deja un comentario