Inicio

Pesadillas infantiles


Por lo que respecta al miedo infantil, éste es relativamente fácil de reducir: basta con redear al niño de un ambiente en el que se sienta seguro y comprendido. Ahora bien, muchos psicólogos afirman que, los niños con trastornos de sueño, pesadillas nocturnas e incluso miedo a dormir, están expresando un problema familiar que hay que tratar antes de que se complique.

Las neurosis infantiles deben tratarse previamente a la consolidación del problema en cuestión; de lo contrario sus secuelas se arrastrarán toda la vida. La fobia escolar por su parte, que tiende a iniciarse acerca de los 3 o 4 años de edad, puede repercutir en las relaciones sociales del niño y en su rendimiento. Se sabe que afecta más a los niños que niñas, pero se desconocen las causas de esta distinción genérica.

LEER  Significado de las pesadillas

Las fobias específicas son habituales en la infancia; como por ejemplo a los perros o gatos, oscuridad, entre otras; aunque lo correcto es que el niño, a medida que crece adquiera la seguridad necesaria para rechazar esos miedos irracionales y halle otras vías para deshacerse de sus tensiones. Si los temores perduran tras la primera adolescencia, el problema se ha instaurado.

Por lo general, la fobia no suele tener una explicación racinal. El mismo fóbico, argumenta que se trata de simples “tonterías”, pero lo cierto es que no puede ser controlada a voluntad o puede derivar otras. Así es que, cerca del 60% de quienes sufren fobia social, terminan padeciendo también otras fobias, depresión y desórdenes de pánico. Es común escuchar en las consultas, reflexines tan fatídicas como por ejemlo ésta: “No puedo aceptar una invitación , no puedo salir de mi casa”. Muchos expertos consideran estos trastornos fruto de un conflicto interior que la persona no ha logrado superar en su momento y que debe ser compensado de alguna forma.

LEER  Diarrea frecuente en niños

por otros lado, es normal que el fóbico rechace su problema: prefiere olvidarlo y evitar en lo posible, lo que le atemoriza. La propia característica de la fobia como secuencia de una asociación traumática de la infancia, nos apunta a una solución: debe relacionarse con una sensación positiva. Su curación es compleja y laboriosa, por la que debe confiarse a un profesional y realizarse de forma gradual. Dejar pasar el tiempo no hace más que empeorar la situación.

Fecha de publicación 2008-04-09 20:09:00.

Actualizado el 26-07-2017 21:10:05
Por Neipol

Deja un comentario