Inicio

Cómo recordar los sueños? – Técnica


Para muchas personas, es sumamente difícil recordar lo que soñaron la noche anterior. Saben que tuvieron una pesadilla o una experiencia onírica agradable, tienen una vaga idea de las sensaciones que vivieron, pero no pueden reconstruir las escenas. Ni siquiera son capaces de definir el tema de su sueño.

Estos “olvidos” pueden ser subsanados con el entrenamiento adecuado. En esta nota le proponemos una técnica para activar la memoria onírica y aprovechar la riquísima fuente de conocimiento que constituyen los sueños.

PLAN PARA ACTIVAR LA MEMORIA NOCTURNA
Si se encara la tarea con constancia, logrará recordar todos sus sueños. Es importante tener paciencia, porque los resultados no son inmediatos. Ponga en práctica el entrenamiento en las dos etapas que le proponemos a continuación.

Programa básico
Para comenzar con su entrenamiento onírico, deberá incorporar algunos hábitos nocturnos. Eso le permitirá preparar el terreno para que su memoria onírica comience a “despertarse”.

1 Diario onírico.
Tenga en su mesa de Luz un anotador y una lapicera para escribir sus sueños (o sus sensaciones nocturnas) ni bien se despierte.

2 Vida sana.
Aliméntese bien, practique actividades físicas y, por sobre todas las cosas, no consuma estimulantes ni pastillas para dormir.

3 Chequee sus pensamientos.
Este punto ya le exige una mayor concentración. Usted debe adquirir el hábito de pensar acerca de lo inmediatamente anterior al momento de despertarse. Ni bien abandone su estado de somnolencia, mantenga los ojos cerrados y quédese en la cama. Comience a reflexionar. Trate de recordar qué estaba pasando en su mente unos minutos atrás. ¿Qué estaba sintiendo y haciendo? No intente recordar la totalidad del sueño. Relájese. De ese modo, las sensaciones o algunos detalles de su sueño llegarán a usted.

LEER  Parálisis del sueño: ¿Qué es y cómo evitarla?

4 Despertar natural.
Es importante estar tranquilo al despertar. De otro modo, se hace muy difícil recordar y registrar los sueños. Su mente no debe estar agobiada por preocupaciones. Tampoco es recomendable salir del sueño por medio de la alarma del despertador. Trate de recuperar el estado de vigilia antes de que suene el reloj. Con un poco de práctica, podrá despertarse gradual y normalmente. Si lo logra, tendrá sueños completos, sin interrupciones bruscas o repentinas.

Entrenamiento avanzado
Esta segunda etapa del plan es algo más exigente, pero si llevó a cabo la primera del modo adecuado, no tendrá inconvenientes en cumplirla.

5 El valor del detalle.
Es probable que usted se despierte con el recuerdo de sólo una parte de su sueño. Concédale valor a esa imagen, porque si la desecha, se desvanecerá y es probable que no tenga otra oportunidad para rememorar su sueño. Un fragmento puede llevarlo a reconstruir la totalidad de la experiencia onírica.
Además, ese detalle que a simple vista le parece insignificante, puede proporcionar un vínculo para recordar y analizar otros sueños.

LEER  Soñar con regalos Significado e interpretación

6 Alarma interna.
Prográmese para despertarse después de cada sueño. Parece algo difícil, pero si se lo propone y no se da por vencido, lo logrará. Al acostarse, antes de apagar la luz, concéntrese en pensar que va a despertarse después de cada sueño. De ese modo se fijará su propia alarma interna. La recompensa a su esfuerzo no tardará en llegar, tendrá sueños más vividos e intensos.

7 Sueño entrecortado.
Si tiene la posibilidad, duerma durante periodos más cortos, dos o tres veces al día. El cambio de los hábitos de sueño tiene efectos muy positivos en la experiencia onírica. Además, se sentirá descansado y lleno de energía.

8 Infórmese y estudie.
Todo lo que lea e investigue con respecto al tema, de los sueños, será un aporte fundamental. Cuanto más ocupe su mente en pensamientos relativos a lo onírico, mayor y mejor será el acceso a su actividad nocturna. Por añadidura, sus interpretaciones y análisis serán más completos y acertados.

Fecha de publicación 2015-01-07 23:31:59.

Actualizado el 07-10-2017 03:09:55
Por Neipol
Categoría: memoria, sueños

Deja un comentario