Inicio

La Soja


La soja es originaria de China; y además de ser considerada parte de los cinco cereales sagrados junto con el arroz, el trigo, la cebada y el mijo; es una legumbre que por más de 4.000 años ha sido indispensable para la vida en el Lejano Oriente (como alimento y como medicina). No obstante ésto, en Occidente fue recién en el siglo XVII que se empezó a usar en Europa, en el siglo XIX en Estados Unidos, y a comienzos del siglo XX como alimento humano.

La soja constituye una excelente fuente de proteínas vegetales de primera calidad, con un poder nutritivo similar al de la carne. Además posee abundante fibra dietética y ácidos grasos no saturados (los cuales son muy útiles para el metabolismo del colesterol); y también aporta vitaminas del complejo B, fósforo, hierro y calcio. No obstante este poder alimenticio, para una mejor absorción del hierro, por ejemplo, conviene acompañarlo con alimentos ricos en vitamina C (tomate, kivi, melón, pimiento, cítricos, levadura medicinal, etc.).

LEER  Leche Achocolatada - Mitos Revelados y Secretos

En los porotos (no en la harina o en el aceite), se encuentra de un 2 a un 3% de lecitina, la que constituye la mayor parte de la membranas celulares y los músculos, como así también la capa protectora que rodea el cuerpo. Y como es bien sabido, la lecitina ayuda a prevenir la arteriosclerosis y las enfermedades cardiovasculares. Además incrementa la actividad cerebral.

Se ha comprobado (aunque siguen los estudios) efectos benéficos de la soja y sus derivados en las mujeres: disminución de los sofocos o calores menopáusicos; reducción del colesterol; prevención de cáncer –sobre todo el de mama-; etc. En los hombres, prevención de cáncer de próstata; eliminación del colesterol malo; tratamiento de la diabetes tipo II; etc. No podemos dejar de mencionar que la soja es un alimento libre de colesterol (siempre y cuando no esté procesado industrialmente).

LEER  Desgracias de los astronautas

A pesar de sus bondades, la soja o soya, posee cierta enzima (las enzimas son fermentos específicos, producidos por el organismo, necesarios en la fisiología corporal), que anula la absorción proteica. Para que el cuerpo puede aprovechar las bondades del poroto soja y sea apto para el consumo (en gusto, digestibilidad y antiflatulencia), dicha enzima, la antitripsina, debe ser desactivada.

Por último digamos que la ingesta recomendable sería de 15 a 25 gramos diarios (2 cucharadas soperas) para los adultos (entre 75 y 125 gramos semanales) y 10 gramos para los niños (mayores de 5 años). Es preferible comer más seguido que una gran cantidad en un solo día.

Fecha de publicación 2008-02-13 17:55:00.

Actualizado el 28-04-2017 10:33:03
Por Neipol

Deja un comentario