Inicio

Fetichismo en la historia


Las más antiguas culturas incluyen el fetichismo como una de las manifestaciones más fuertes y arraigadas. Algunas tribus de África o del Amazonas adornan sus órganos sexuales, unas veces por razones religiosas y otras por estética.

En Oriente está muy extendida la costumbre del tatuaje. Complicadas figuras y adornos cubren el cuerpo.
De aquí, tan sólo hay un paso hasta llegar al maquillaje occidental que las mujeres utilizan para resaltar o disimular sus facciones, tratando de destacar su belleza y hacerse más deseables para el hombre. Lo mismo ocurre con otros elementos como pendientes, joyas, peinados… todos ellos, elementos comunes en numerosas comunidades, de una u otra manera.

LEER  Consejos para tener la piel suave y hermosa

La religión no queda excluida de esta lista.
En México se adoraban figurillas de barro con unos órganos sexuales desproporcionados, y en actitudes totalmente explícitas.
Los egipcios hacían representaciones de divinidades masculinas con el falo fuera de sus vestidos.

Y en el cristianismo son famosos los capiteles de las iglesias románicas, en las que se mostraban relaciones entre mujeres, hombres y bestias. La sillería del claustro de la catedral de Oviedo es conocida por las tallas que tiene y que hoy podrían calificarse de pornografía.

Fecha de publicación 2015-06-26 03:36:02.

Actualizado el 23-10-2017 17:54:28
Por Neipol
Categoría: estética, Maquillaje

Deja un comentario