Inicio

Vejez – La Tercera Edad


La duración máxima de la vida en los mamíferos es aproximadamente el séxtuplo del período de crecimiento, lo cual significa en el hombre 120 años, dado que anatómicamente se da por finalizado el crecimiento con la soldadura de las epíficis de los huesos largos de las extremidades, hecho que ocurre en el hombre alredeor de los 20 años. Pero ésta es sólo la forma teórica de definir el período de vida. Generalmente el hombre muere por cáncer u otras enfermedades.

Todo ésto lleva a que diferentes autores tienen sus respectivas conclusiones acerca de la determinación del período de la vejez, pero de todas formas es evidente que no es conveniente ser axiomático en esta cuestión. La involución empieza a edades a veces muy diferentes, incluso para individuos sujetos mismas condiciones de vida, emociones, alimentación, trabajo, etc.
Se ha observado también que en muchas familias hay una predisposición a envejecer prematuramente y en otras, por el contrario, los fenómenoss involutivos hacen su aparición tardíamente y alcanzan edades muy avanzadas.

Influyen en el comienzo de la vejez, aparte de la incidencia en el individuo de ciertos procesos patológicos, la interpretación que cada persona da al envejecimiento, así como la imagen que subjetivamente tenemos de la ancianidad.

LEER  Datos sobre el Estrés - Información

Excluida la infancia, la mortalidad, que es relativamente baja entre los jóvenes, sube lentamente hacia los grupos medios y alcanza la cumbre entre los 65 y los 75 años de edad. Por el contrario, en los países subdesarrollados, hay una enorme mortalidad infantil y hay una proporción fija de personas que mueren en cada unidad de tiempo y da lugar a unas curvas de mortalidad mucho más aplanadas.

Son muchos los autore que consideran que el inicio de los fenómenos de la senescencia tiene un arranque etiológico en los procesos degenerativos, bien de un órgano, bien de un sistema.

La alteración en la secreción hormonal de las glándulas endócrinas, especialmente su disminución, ha permitido elaborar diversas hipótesis explicando las causas del envejecimiento. Así, la atrofia de las glándulas sexuales y la consecuente falta de secreción hormonal se interpretó como causa de la senectud.

LEER  Efectos de trabajar mucho

Fue un biólogo y cirujano ruso, Voronoff, quien a principios del siglo XX, en un viaje por países musulmanes observó la vejez precoz de los eunucos y su muerte a edades tempranas; relacionó estos hechos con la ablación de sus testículos, concibió la posibilidad de una terapéutica sustitutiva inhertando glándulas genitales procedentes de primates jóvenes a personas envejecidas, logró con ello algunos éxitos que popularizaron extraordinariamente sus teorías.
Posteriormente procedió asimismo a injertar la glándula tiroides y la hipófisis al mismo tiempo que las genitales, con lo cual parecía acercarse más a subsanar los defectos que acusan en el orden hormonal el organismo envejecido.
Se constata efectivamente en la senescencia un síndrome de hipotiroidismo, con una disminución del metabolismo basal, piel seca y fría, sensibilidad acentuada al frío, cerebración lenta, pérdida de memoria, hipercolesterolemia, etc., que traducen una hipofunción del tiroides con atrofia de la glándula, regresando la sintomatología con la implantación de tejido glandular fresco o con la administración de la hormona.

Fecha de publicación 2008-03-01 12:32:00.

Actualizado el 31-10-2017 08:10:29
Por Neipol

Deja un comentario