Inicio

Ovnis y extraterrestres, sustituidos por Da Vinci


Los ovnis objetos voladores no identificados ya no están de moda. Conocieron su época dorada entre los años 50 y los 80, cuando por todas partes surgían ufólogos que se dedicaban a investigar a testigos de avistamientos, los medios de comunicación se hacían eco de los casos más sonados y se producían películas y series de TV.

El interés se mantuvo durante parte de los 90, pero al final no han quedado más que añoranzas de épocas pasadas. La mejor prueba de ello es que quienes se dedicaban en cuerpo y alma a perseguirlos -y publicar artículos y libros- hoy han cambiado a los ETs por conspiraciones planetarias o pseudomisterios históricos, como los de El código Da Vinci.

LEER  Qué es la Micelización? Video

Los pobres extraterrestres han dejado de construir pirámides para ser sustituidos por misteriosas civilizaciones esotéricas.
¿Qué nos ha quedado de todo aquello? Esperpénticas ideas: como que estamos siendo visitados por 12 razas distintas de extraterrestres; que algunas de ellas han llegado a un acuerdo con ciertos gobiernos -léase, el estadounidense-, de modo que les permitan secuestrar a sus conciudadanos a cambio de tecnología; alienígenas que viven en bases secretas -donde se guardan los restos de un platillo estrellado- y a los que les encantan los helados de fresa y la música tibetana.

Atrás han quedado los animados debates entre escépticos y creyentes sobre qué es lo que se estrelló en Roswell, Nuevo México. Los extraterrestres, como los elfos en la Tierra Media, han abandonado estas costas. Ya no les interesamos, ni siquiera sexual mente.

LEER  Extraños visitantes extraterrestres

Los ovnis, lo mismo que sucedió con las brujas en el siglo XVIII y los espíritus en el XIX, han pasado a formar parte del imaginario colectivo. Fueron el mito de moda del siglo XX y, como todos los mitos, ha acabado derivando en un sistema de creencias, casi en una religión.

Fecha de publicación 2008-07-09 02:21:00.

Actualizado el 27-09-2017 13:28:11
Por Neipol

Deja un comentario