Inicio

De ver ovnis a ser secuestrado: abducción


El fenómeno de las abducciones tiene fecha de origen en un día de septiembre de 1961 cuando el matrimonio Hill -estadounidenses, Barney, de color; y Betty, blanca- creen ser perseguidos por una Luz y deciden desviarse por carreteras secundarias para esquivarla.

Tras la peripecia, llegan a su casa de Portsmouth dos horas más tarde. En los días siguientes, Betty empieza a leer libros de ovnis y a sufrir pesadillas. Preocupados, acuden al psiquiatra Benjamín Simón v, bajo hipnosis, relatan una historia terrorífica: habían sido sometidos a examen médico en un platillo volante y, tras borrarles la memoria, fueron liberados, lo que explicaría esa sensación de tiempo perdido; una característica que acabó por convertirse en estándar, prueba inequívoca de abducción aparente.

LEER  El Papa contactó un extraterrestre durante 20 minutos

De cualquier modo, el caso de los Hill no habría pasado del archivador del psiquiatra de no ser por la pluma del periodista John G. Fuller, quien 5 años después publicó Viaje interrumpido.

Tenemos así los ingredientes típicos para reconocer un “caso de abducción”: extraterrestres jugando a los médicos, cairctcras secundarias, un tiempo perdido, borrado de memoria…

Si bien los avistadores de ovnis y, más aún, quienes afirman haber contactado con alienígenas, han sido y son tildados de padecer alguna psicopatología, lo cierto es que los estudios psiquiátricos realizados sobre lodo en la década de los 90, demuestran lo contrallo. Pero esos trabajos ponen de manifiesto ciertos rasgos de su personalidad muy característicos.

LEER  La tierra: paraíso sexual extraterrestre?

Fecha de publicación 2008-07-09 02:07:00.

Actualizado el 01-11-2017 01:36:28
Por Neipol

1 Comentario

  • Mar Pèrez says:

    Tambièn existen entre nosotros y estamos conectados, lo que sucede es que la mediocridad de enfrentar lo desconocido en el momento de que alguien lo afrontara nos atormenta.

     · 16 septiembre, 2016 4:40 pm

Deja un comentario