Inicio

Pérdida de peso, inevitable en bebés


En el útero, el niño apenas pierde agua. Pero al nacer, comienza a transpirar, sus ríñones expulsan más líquido que antes, y los intestinos se vacían por primera vez.

Todo ello lo lleva a una pérdida de peso inmediata al nacimiento, que en algunos bebés llega a ser hasta del 10 por ciento. Después de siete días, el proceso se invierte y comienzan a engordar.

Fecha de publicación 2008-10-01 11:05:00.

Actualizado el 16-10-2017 03:01:11
Por Neipol
Categoría: Bajar de peso, engordar

Deja un comentario