Inicio

Fobias muy habituales


Dentro de las fobias no muy habituales, o se que poseen un porcentaje más bajo de personas a nivel mundial dentro de las estadísticas, encontramos las siguientes.

Zoofobias: Es el temor a los animales. Se ha dicho que son un rastro de nuestra herencia primitiva, puesto que los primates también temían serpientes; pero su presencia en la sociedad moderna es de lo más actual. Algunas de las más usuales son el terror ante las arañas, insectos, animales domésticos como perros y gatos, o frente a ratones. Para afrontarla, se debe recurrir a técnicas de relajación. Se constatan experiencias positivas con la terapia de exposición a la realidad virtual. Otro consejo según algunas asociaciones, es visionar películas sobre el tema, como por ejemplo “Aracnofobia”.

Xenofobia: Es el miedo a lo extranjero o a lo doferente. Se trata de una fobia de carácter individual que se manifiesta socialmente. El enfermo, ya se trate de un individuo o de una comunidad, busca explicar su aprensión mediante argumentos irracionales (superioridad genética o cultural). Para afrontar este problema, se debe contactar con otras culturas, ya sea viajando o informándose sobre ellas, para fomentar de esta forma la tolerancia.

LEER  ¿Qué es la neofobia?

Dañinas: Cuchillos, heridas abiertas, hospitales, inyecciones, muerte, sangre… forman una galería de sensaciones muy poco recomendable. Aunque sufrir esta fobia no inhabilita par actividades cotidianas, siempre es mejor ser tolerantes ante objetos y situaciones de la vida diaria que pueden suponer peligro. La terapia psicoanalítica, resulta válida en el tratamiento de muchos de estos casos.

Aprensión ante las enfermedades: El temor a asfixiarse, atragantarse, padecer cáncer, ser víctima de infecciones y contagios, el sida… convierte a algunas personas en hipocondríacos que ven riesgos por todas partes. En cuanto a la cura, en su base se hallan falsos mitos y tabús. La información previa relativiza los peligros. Se puede seguir teniendo miedo, pero a un nivel más razonable.

LEER  Como llegar a Dios de la mano de un Angel

Hidrofobia: Según algunas teorías psicológicas, el miedo al agua esconde otro factor oculto en la mente del sujeto: el miedo a la vida, simbolizado por el mar y las grandes extensiones de este elemento líquido. Aunque parezca contradictorio, el agua misma puede ser el remedio contra la hidrofobia. El masaje, el “shiatsu” y la meditación, también ayudan a vencer el miedo y a adquirir mayor seguridad.

Fecha de publicación 2008-03-04 11:55:00.

Actualizado el 15-08-2017 04:39:01
Por Neipol
Etiquetas:

Deja un comentario