Inicio

Cómo prevenir las enfermedades del invierno


Se acerca el invierno, el frío, la lluvia, y con él muchas pestes de las cuales, a veces nos es imposible escapar. Pero… con 4 vitaminas y 2 minerales, verás cómo puedes prevenirlas!

Vitaminas del grupo B
Esta clase de vitaminas combaten el estrés, ayudando a utilizar mejor la energía. Intervienen en la formación y regeneración de los glóbulos rojos, si existen problemas respiratorios como asma o bronquitis, la vitamina B 15 (presente en el arroz, cereales integrales y semillas de sésamo), es una buena opción. Las vitaminas B 11 y B 12 (carne, levadura, leche o pescado), permiten recuperar la energía durante la enfermedad ya que disminuyen la sensación de debilidad y el cansancio o después de un día agitado.
Este grupo de vitaminas se encuentran en cereales integrales, levadura de cerveza, leche entera, almendras y huevos.

cuidados-contra-el-frio-del-inviernoVitamina C
La vitamina C, aumenta las defensas del organismo y combate los radicales libres que generan el envejecimiento. Esta vitamina, fortalece el sistema inmunológico, por lo que activa las defensas del cuerpo preparándolas para luchar contra una infección. Esto se traduce incluso en un acortamiento en la duración de los resfríos. Aunque no se ha comprobado que prevenga la gripe, su función es mantener alerta a nuestro sistema inmunológico para enfrentarse a los virus. Contrarresta los síntomas del asma bronquial, ya que tiene efectos antihistamínicos (reduce las inflaciones) y antialérgicas.
La vitamina C se encuentra en cítricos, kiwis, manzanas, vegetales de hoja y crucíferas (brócoli, coliflor), tomates, frutillas

LEER  Chequeos de salud para la fertilidad

Vitamina D
Refuerza el esqueleto y el sistema nervioso. Vigoriza, de optimismo y serenidad. Muy necesaria en invierno, cuando hay menos luz ambiente. La vitamina D controla el nivel de concentración de calcio en sangre para que no decaiga. La polución ambiental y estar muchas horas en lugares cerrados impiden recibir los rayos ultravioletas que requiere la producción de esta vitamina; como en invierno la piel no recibe radiación solar suficiente para sintetizar la vitamina D por la piel, es necesario aumentar su ingesta.
La encontramos en la manteca, sardinas, atún, yema de huevo, yogur enriquecido y quesos grasos. Además, es importante exponer cara y brazos a la luz del sol, al menos 10 minutos por día para impedir que se fije.

Betacaroteno
Protege la piel y las mucosas de la polución. Es una provitamina competente de la vitamina A. Colabora en la lucha contra infecciones, sobre todo respiratorias. Actúa como antioxidante e interviene en los procesos de crecimiento y formación del esqueleto.
Se encuentra en la zanahoria, tomate, lechuga, verduras de hoja en general, orejones de durazno, calabaza, espinaca y coles.

LEER  Medicamentos que hacen mal a los niños

Hierro
El hierro protege de infecciones las vías respiratorias altas. Interviene junto con el cobre en la producción de la hemoglobina, proteína que se ocupa de transportar el oxígeno por los glóbulos rojos de la sangre y participa en el proceso respiratorio de todo el organismo. Es necesaria para el metabolismo de las vitaminas B. Estimula el sistema inmunitario y la resistencia infecciones y al cansancio. Además, aumenta el rendimiento físico.
El hierro se encuentra en la yema de huevo, carnes rojas, avena, lentejas, frutas secas y brotes de soja.

Zinc
Es excelente para contrarrestar las infecciones de los tiempos fríos, ya que eleva defensas. Estimula el sistema inmunitario y tiene propiedades antioxidantes. Además, ayuda a mantener sanos piel, cabello y uñas, muy afectados en los tiempos fríos.
El zinc se encuentra en la levadura de cerveza, germen de trigo, semillas de zapallo y carnes rojas.

Fecha de publicación 2014-06-01 08:22:55.

Actualizado el 22-10-2017 01:22:08
Por Neipol
Categoría: Enfermedades, vitaminas

Deja un comentario