Inicio

Desprendimiento de Retina


La retina es la membrana nerviosa del ojo y la más importante. Su íntima estructura no es exactamente igual en toda su extensión. Existe una pequeña parte, en lo que pudiéramos denominar eje central, llamada mácula o mancha amarilla, que por su fina composición permite la perfecta visión de los objetos. Su alteración bien por accidente o por enfermedad, determina la pérdida visual central.

Sus causas son numerosas, pero quizás las más frecuentes tengan un origen vascular, sea general o local, es decir resida en los mismos vasos de la retina o no. Puede existir la oclusión de la arteria central o una trombosis de la vena, hemorragias de mayor o menor importancia, flebitis, alteraciones originadas por la diabetes, la hipertensión, la arteriosclerosis, etc. muchas veces el enfermo experimenta una pérdida visual, de modo súbito o paulatino, según la afección de que se trate. Debe recomendársele que aún no siendo dolores, se haga reconocer urgentemente por el especialista.

La retina puede sufrir también degenerativos, enfermedades parasitarias, tumores, etc.; que siempre suelen revestir importancia.

Como sea que el desprendimiento de retina es la afección más frecuente y suele estar en la mente de muchas personas, se considera oportuno extenderse en la relación de sus causas, síntomas y tratamiento. Un buen número de casos pueden curase con tratamiento médico quirúrgico y lo que es más importante, prevenirse mediante periódicas visitas al especialista. Los tratamientos suelen ser eficaces y con una buena profilaxis muchas veces no llega el temido desprendimiento.

Condiciones tales como alteraciones inflamatorias del cuerpo ciliar, procesos seniles involutivos o degenerativos, algunas alteraciones del humor vítreo, traumatismos craneales o esfuerzos violentos, ciertos tumores de coroides, algún posible parásito como el cisticerco y, desde luego, la predisposición hereditaria, son causas comunes del desprendimiento de retina, según se desprende de la experiencia de todos los oftalmólogos. La causa más frecuente que origina el desprendimiento de retina radica en la miopía, defecto ocular bastante común. De ahí la importancia de que todo sujeto miope acuda regularmente al médico especialista, no sólo en cuanto concierne a su corrección óptica, que debe ser siempre por aquél, sino también para prevenir la posible aparición de desprendimiento de retina. La miopía como defecto refractivo es rara, el mayor tanto por ciento lo constituye la enfermedad miópica o miopía axil. Toda persona miope, aunque lleve ya los lentes adecuados y crea estar bien, debe acudir al oculista por lo menos una vez al año. Muchos desprendimientos y otros graves trastornos oculares se evitarían si se siguiese esta norma y no la perniciosa y frecuente costumbre de acudir a la tienda de óptica sin la previa visita al médico especialista.

LEER  Tratamiento para eliminar la papada

El enfermo al comienzo del desprendimiento de retina, nota que una parte de su campo visual le falta, o bien ve los objetos deformados y aprecia por lo común una especie de velo o de cortina por delante del espacio que trata de mirar con uno de sus ojos. Esta sensación, días antes puede ir precedida de fotopsias, es decir, como de unos destellos luminosos más o menos fugaces. Con el reposo nocturno a veces desaparece el síntoma, pero se repite y se acentúa a medida que transcurren las horas del día. A veces el sujeto no percibe estos síntomas, sobre todo si el ojo con desprendimiento ya tenía peor visión o a sabiendas iba defectuosamente corregido.
Aunque por lo común un desprendimiento de retina no requiere una operación de urgencia, es conveniente que el paciente sea visitado pronto. El oftalmólogo debe efectuar una cuidadosa exploración del fondo del ojo, y descubierto el desprendimiento, aunque sea de poca extensión, deberá agotar la exploración en la búsqueda de algún posible desgarro de retina. No siempre se encuentra en la primera exploración, por lo que es aconsejable unos días de reposo absoluto en cama con vendaje binocular para descubrir los desgarros antes de efectuar la intervención, único medio de obtener la curación de la enfermedad.

LEER  Consejos para calmar el dolor de panza

Cuanto más antiguo es el desprendimiento menores posibilidades ofrece de una curación total: pues si bien en el aspecto quirúrgico puede conseguirse la reaplicación de la retina en su lugar, el grado de capacidad visual recuperada se ve afectado por el tiempo transcurrido. Ello se explica porque, al ser la retina una membrana tan delicada, y al estar desviada de su posición normal, se ve afectada en su nutrición, con las consiguientes alteraciones degenerativas, tanto más acentuadas cuanto mayor ha sido el tiempo en que la retina ha sufrido esta desviación.

Fecha de publicación 2007-12-17 22:28:00.

Actualizado el 30-10-2017 21:36:44
Por Neipol

Deja un comentario