Inicio

Qué son los cálculos renales


Los cálculos renales en realidad no se forman en el riñón, sino en las vías urinarias. Son debidos a la precipitación se sustancias cristaloides existentes normalmente en la orina en estado de sobresaturación.

Cuando el tamaño de las concreciones cristalinas precipitadas es muy pequeño, formando una epsecie de polvo que se edimenta en la orina excretada, tenemos las llamadas “arenillas”. Si las masas cristalinas forman concreciones de mayor tamaño, se califican de piedras o cálculos.

Según su composición química, los cálculos suelen ser: de oxalatos, de ácido úrico o de fosfatos y carbonatos.

La formación de cálculos puede deberse a muchas causas. A veces se trata de enfermedades generales, de tipo metabólico, que dan lugar a una eliminación urinaria excesiva de ciertas sustancias, facilitando su precipitación. Este mecanismo lo podemos apreciar en la tendencia a la dormación de cálculos que existen en la gota y en el hiperparatiroidismo. En otras ocasiones, los cálculos taducen un estasis urinario o infecciones de las vías urinarias; en estos casos son de fosfatos y carbonatos. Finalmente, las orinas ácidas facilitan la precipitación del ácido úrico y de sus sales (uratos) y del oxalato cálcico.

LEER  Mezclar alcohol con bebidas energéticas hace mal

El tratamiento de los cálculos urinarios será, en general, médico. Sólo estará obligada la intervención quirúrgica cuando un cálculo enclavado en el uréter ponga en peligro al riñón, o cuando sean responsables de hemorragias o de infecciones recidivantes.

La dieta dependerá de la composición química de los cálculos. En los cálculos de ácido úrico, se prohibirán el hígado, el riñón, el cerdo y el alcohol; y se recomendarán las dietas en frutas y verduras; también deberán ingerir estos pacientes aguas alcalinas (bicarbonatadas), para disminuir la acidez de la orina y con ello incrementar la solubilidad de los uratos. En la tendencia a la formación de cálculos oxálicos, se proscriben las espinacas, acelgas, higos secos, pimentón, cacao y se combatirá la hiperacedéz. Para evitar la excesiva eliminación de calcio por la orina, se reducirá la ingestión de leche y derivados (queso, requesón, mantequilla, etc.); se prohibirán además los alcalinos, para evitar la precipitación del calcio, y no se administrará vitamina D, pues favorece la absorción del ion calcio a nivel del intestino, con lo que se eleva su tasa en sangre y en orina.

LEER  Técnicas de hidroterapia y sus beneficios para la salud

Fecha de publicación 2010-03-13 11:23:00.

Actualizado el 15-07-2017 19:54:52
Por Neipol
Categoría: alcohol, calcio, dieta, enfermedad

1 Comentario

  • Niki Princessita says:

    NADA POS QUE DIGO QUE ESTO ES RE CHIBBA

     · 29 Agosto, 2012 1:14 am

Deja un comentario