Inicio

Formas y movimientos del thai chi


Existen diferentes formas del thai chi distribuidas por toda China; las más conocidas son el Chen, el Yan, el Wu y el Su, aunque los diferentes maestros de cada una de ellas se unieron para unificar este arte en uno solo. Así es como se llega dos formas de practicar esta disciplina. La forma larga, formada por 100 movimientos aproximadamente; y la forma corta, formada por 24 movimientos y cuya duración no supera los 5 minutos.

Cada movimiento es concebido como parte de la Naturaleza. Por eso, entre la nomenclatura de los movimientos esenciales aparecen nombres tan curiosos como éstos: “Acariciar la crin del caballo”, “cepillar las rodillas”, “el movimiento de la pipa”, “el mono se mueve por las ramas”, “acariciar la cola del pájaro”, entre otros.

La sesión se abre siempre con la postura wu-chi que empieza justo después de una fase de calentamiento donde cada uno toma conciencia de su cuerpo y cuya duración es de 30 minutos aproximadamente.

El wu-chi requiere 3 pasos fundamentales: relajación total, respiración abdominal y mente vacía. Una vez que se ha logrado, comienza la práctica del thai chi propiamente dicha.

LEER  La importancia de la relajación

Los movimientos de esta disciplina se ejecutan siempre de la misma forma, tomando como base la Naturaleza, el movimiento del agua, de los animales, etc. Posee las siguientes características:

• Circular: se excluyen absolutamente todas las líneas rectas. Todos los movimientos se componen de un número infinito de círculos, curvas y espirales de todas dimensiones. De esta forma se economiza la energía y aparece la concentración.
• Suave: no actuar físicamente sino psíquicamente, significa que el desarrollo de la acción debe ocurrir sin emplear la fuerza y guiándonos por la mente.
• Lento: la lentitud permite distinguir mejor los movimientos controlados y coordinarlos. Y ese dominio de los movimientos hace que tenga una mejor percepción de cómo se realizan. El thai chi no es una actividad mecánica sino que por el contrario, requiere una presencia de espíritu constante y sostenida, y sus movimientos lentos, variados y armoniosos, nos permiten tomar conciencia del modo en que se hacen y de cómo nos movemos en el espacio, lo que desarrolla el sentido del equilibrio.
• Coordinado: la puesta a punto, extremadamente precisa y detallada, de la posición y del movimiento de cada parte del cuerpo, es la condición necesaria para una correcta ejecución de los ejercicios del thai chi chuan. Para lograr del modo más perfecto posible esta coordinación corporal, se requiere una total integración mente-cuerpo. Cuanta más atención se preste en su ejecución, mejor será el movimiento, más precisa la coordinación, y más profunda la concentración.
• Continuo: la regla dice que el thai chi chuan, se debe ejecutar todo de una vez. Esto significa que el enlace de los movimientos no permite interrupciones o discontinuidad. Pero esa continuidad del ejercicio no se limita sólo a los gestos. Se refiere además al interior de uno mismo desde el punto de vista psíquico y mental.

LEER  Qué es la diabetes?

Fecha de publicación 2008-06-04 15:16:00.

Actualizado el 20-11-2017 04:00:34
Por Neipol
Categoría: energía, relajación

Deja un comentario