Inicio

La dieta de la mujer en la maternidad


La dieta propia del embarazo y la lactancia, debe estar bien equilibrada y caracterizarse por un correcto control de calorías. Las investigaciones, han demostrado que pueden resultar necesarias vitaminas y minerales suplementarios; especialmente ácido fólico, calcio y hierro; debido a la dificultad de ingerir la cantidad necesaria de estos nutrientes por medio de los alimentos.

Atención a estos alimentos que no deben ingerirse:

– El alcohol: puesto que nadie sabe con seguridad si existe un nivel seguro de consumo de alcohol durante el embarazo, resulta prudente recomendar a la embarazada la abstinencia total de bebidas alcohólicas.

– La sal: como no está demostrado que la ingesta de sodio genere toxemia (alteración metabólica que produce el aumento de la presión), no se recomienda su restricción total, excepto que la embarazada presente edemas en piernas o bien hipertensión.

LEER  Tiene cura la alopecia?

– La cafeína: es una droga estimulante que puede atravesar la placenta. En mujeres que consumían más de 8 tazas de café al día, se observó una mayor frecuencia de abortos. Las bebidas que contienen cafeína y deben limitarse son: café, té, bebidas cola, cacao y chocolate.

Durante la lactancia, jamás deben restringirse en exceso las calorías para lograr el descenso de peso rápido. La dieta y el estado nutricional materno, debe ser incluso mejor que durante el embarazo, ya que influye en la cantidad y calidad de la leche materna.

Se deben incluir en la dieta entonces, 2 tazas de leche más 100 g de un queso semiduro magro, 3 frutas cítricas para cubrir el requerimiento de vitamina C, y vegetales crudo para cubrir las necesidades de ácido fólico.

LEER  Vencer la neofobia fue un paso vital en la evolución

Lo que debe evitarse es la cafeína y el alcohol, porque como ya mencionamos, un exceso de cafeína puede tornar al bebé irritable e insomne. El alcohol aparece en la leche en concentraciones similares alcanzadas en sangre materna. También deben excluirse las frituras, comidas grasas y comidas envasadas.

Aquí te proponemos un plan dietario tipo para esta etapa:

Desayuno: 1 taza de leche o yogur descremado, 2 rebanadas de pan integral con queso magro y 1 vaso de jugo de frutas.

Almuerzo: 1 porción de carne (200 g), más vegetales (1/2 plato). Arroz o legumbres (1/2 plato), 1 pan, aceite (1 cucharada sopera) y 1 fruta.

Merienda: leche o yogur descremado, 1 taza de cereales en copos y 1 fruta.

Cena: pastas con salsa de tomate, 1 porción chica de carne y 1 fruta.

Fecha de publicación 2008-04-26 17:13:00.

Actualizado el 02-01-2018 12:21:05
Por Neipol

Deja un comentario