Inicio

Sofrología – relajación para superar la depresión


La palabra sofrología proviene de las raíces griegas sos (armonía), phren (conciencia) y logos (estudio). Su propio nombre define a la sofrología: la ciencia de armonizar la conciencia. esta técnica fue creada en 1960 por Alfonso Caycedo, un neuropsiquiatra colombiano que trabajaba en el Hospital Provincial de Madrid, España.

Esta disciplina fue creada ante la evidencia de que para muchas personas relajarse era más efectivo que algunas medicinas. La sofrología combina métodos orientales y efectivas claves de la auto hipnosis. A partir de esta base, también se incorporaron ejercicios respiratorios, físicos y mentales de las técnicas del yoga, del chi kung y del zen, y así se evolucionó sobre el concepto de relajación dinámica, característico de la sofrología. esta técnica se puede aplicar tanto en personas sanas que desean mejorar su calidad de vida, como en personas que sufren diversos trastornos como depresión, ansiedad y enfermedades psicosomáticas.

Para hacer una sesión básica de relajación, hay que seguir indicaciones que se pueden grabar y escuchar a través de auriculares. Entre ellas, se intercalan tiempos de espera para atender sensaciones que se van experimentando.

LEER  Cómo respirar en cada tipo de ejercicio

Sigue estos pasos y harás tu propia sesión de relajación.

1- Siéntate en una silla. Debes sentirte cómodo. Los pies tienen que ser apoyados en el suelo, mientras las manos reposan sobre los muslos. Cierra tus ojos con suavidad y comienza a escuchar tu cuerpo.

2- Empieza a sentir el contacto del cuerpo con la silla (5 segundos de silencio) y con el suelo (5 segundos de silencio). Siente como te pegas a la silla y tu cuerpo pesa mucho.

3- Relaja tus párpados, tu frente, el cuero cabelludo. Elimina la tensión de la sienes y mejillas… Los labios y la mandíbula se despegan. Redescubre tu verdadero rostro, absolutamente relajado.

4- Suelta el interior de la garganta. Relaja hombros (5 segundos de silencio). Relaja el cuello y la nuca (15 segundos de silencio). Ahora los brazos, los antebrazos y las manos. Abandona el esfuerzo para dedicarte a disfrutar plenamente (15 segundos de silencio).

5- Distiende la espalda siguiendo el recorrido de la columna vertebral, desde la nuca hasta el coxis (15 segundos de silencio). Libera de tensión tu vientre y el tórax, al igual que la forma de respirar.

LEER  ¿Es efectiva la acupuntura para el tratamiento de la depresión?

6-Relaja el bajo vientre, los músculos del perineo, los glúteos, las caderas, los muslos, las rodillas, las pantorrillas, los tobillos y los pies. Presta atención a cómo percibes tus piernas.

7- Desciende más y más en tí mismo hasta sentirte entre la vigilia y el sueño. En cada extensión imagina que desciendes aún más (30 segundos de silencio). Visualiza la imagen de un objeto que no produzca ninguna emoción: el mar, una flor, la luna, una nube… (30 segundos de silencio).

8- Registra todas tus funciones corporales para poder mantenerte despierto. (30 segundos de silencio).

9- Imagina una situación positiva de tu vida que se produce en un futuro próximo. En este contexto, estarás rodeado de seres queridos y de proyectos que te entusiasman. (entre 3 y 5 segundos de silencio). Ya estás en paz.

Fecha de publicación 2008-04-22 12:05:00.

Actualizado el 30-10-2017 07:30:46
Por Neipol

Deja un comentario