Inicio

Alimentos para un niño deportista



Hay un mandato que no puede evadir el preadoles-cente que practica deportes: las cuatro comidas diarias. Ley fundamental, no olvidarse del desayuno. Y no reemplazarlo con la llamada “comida chatarra”, que sólo aporta grasas y calorías y resta apetito para el almuerzo. La comida del mediodía es crucial: les permite disponer de la energía necesaria para un buen rendimiento.

Debe incluir:
• Muchísima cantidad de hidratos de carbono (arroz, pastas, polenta), elementos que aportan el mejor combustible para los músculos y con fácil digestión.
• Abundantes verduras frescas o cocidas, que aportan además gran cantidad de vitaminas y minerales.
• Cuidar que la cocción no quite los nutrientes, y esto se logra utilizando poca agua o simplemente vapor, cocinando siempre con la olla tapada y durante el mínimo tiempo posible.
• Bajar el consumo de gaseosas, porque carecen de vitaminas. Y tratar de que la actividad física comience dos horas después del almuerzo, aunque si se pasan más de tres conviene hacer una colación (yogur con cereales, una banana).
• La cena posterior a la práctica deportiva debe incluir una proteína de origen animal (carne o pescado, y no tanto el pollo), y también más hidratos de carbono.

LEER  Animales - Comer o ser comido

Fecha de publicación 2009-09-01 17:35:00.

Actualizado el 15-11-2017 20:50:12
Por Neipol

Deja un comentario