Inicio

La Luz Mala


Los peones habían terminado la jornada, y se habían sentado sin apuro a comer unos chorizos y a tomar un poco de vino casero. El campo estaba tranquilo. La noche era perfecta: cálida, sin viento, con la música que sólo los grillos saben hacer, y un cielo repleto de estrellas. Era una de esas noches que se prestan para conversar. Así es que el más joven preguntó a los demás: “supieron algo de don Fernández?” Nadie sabía nada, así que el hombre se largó a hablar. Resulta que a don Fernández, lo había seguido la luz mala cuando iba a caballo hasta el pueblo a poner una carta en el correo. Los peones quedaron atónitos, porque don Fernández era un buen hombre, dueño de un inmenso campo de la zona. “Qué injusticia”, dijo uno. “Pobre familia” exclamó otro, “Era un buen hombre”, dijo el tercero. Por lo que cuenta la tradición, el bueno de don Fernández tenía los días contados. Eso le ocurre a quien se le aparece la luz mala.

LEER  Curiosidades de las maratones

Quien quiera explicaciones comprobables, debe saber que las bacterias que intervienen en la descomposición de los huesos de animales muertos a la intemperie desprenden cierta fosforescencia que, entre las personas supersticiosas, recibe el nombre de “luz mala”. Animales y plantas se descomponen y disuelven, despidiendo de sí gases (hidrógeno y fósforos, entre otros) que al contacto con el aire se inflaman y emanan una luz semi azulada. La circunstancia de hallarse esta luces en taperas, cementerios y lugares con barro y sin demasiado contacto con la civilización, contribuye a fomentar en el ánimo de alguna gente cierta preocupación, que tal vez, dio origen a la otra parte de la historia, la que se narra en fogones, casi en susurro. La que habla de almas en pena, que siguen en el mundo de los vivos en forma de una luz, la luz mala.Cuando el paisano ve una de estas luces y talonea al potro para que lo lleve lejos del lugar, la luz comienza a seguirlo. Científicamente, la explicación es que el vació que va dejando el movimiento del caballo y jinete son ocupados por el aire adyacente, que viaja en la misma dirección y con igual rapidez que el aterrado paisano, llevando consigo los gases que dan origen a la fluorescencia.

LEER  Quién Construyó la Esfinge de Gizah?

En busca de una explicación para este fenómeno, muchas personas atribuyen esta aparición a la presencia de un alma errante que aún no ha podido descansar en paz, o la de alguien que recibió muerte violenta y reclama venganza. Esa alma anda penando y lleva el nombre de luz mala. Otros dicen que esa luz es la muerte, que viene a avisarle a algunos que les llegó la hora. Sea cual sea la explicación, lo mejor es tenerla bien lejos, más si tiene un tinte verde. En ese caso, es la luz mala, es de las malas de verdad.

Fecha de publicación 2007-12-13 17:33:00.

Actualizado el 20-10-2017 12:33:24
Por Neipol
Categoría: curiosidades
Etiquetas:

Deja un comentario