Inicio

Cuidados del uso del chupete


Es probable que cuando el bebé rompa a llorar con toda la fuerza de sus pulmones, la mamá se pregunte varias cosas: ¿Por qué llora? ¿Qué tendrá? ¿Hambre, sed, frío, calor? ¿Estará mojado? ¿Le dolerá la pancita? Sólo la tranquilidad y el equilibrio la ayudarán a interpretar adecuadamente el llanto de su hijo. Pero además, el chupete puede ser el mágico recurso capaz de calmar el berrinche y el llanto inconsolable.

Para tener en cuenta
La compra del chupete debe hacerse con ciertas consideraciones:

• Los materiales utilizados no deben ser tóxicos.

• Las medidas tienen que ser lo suficientemente grandes como para impedir que el niño se ahogue al intentar tragarlo. El disco debe ser de un diámetro no menor de 40 milímetros.

LEER  El hipo en los bebés

• La argolla tiene que tener el suficiente espesor como para permitir sacarlo fácilmente si el bebé lo ha tragado más de lo debido. Algunos chupetes carecen de esta argolla, lo que implica un riesgo.

• La tetina no debe ser muy larga para no irritar la garganta ni dificultar la respiración: 30 milímetros es un buen límite. Hay tetinas anatómicas que no deforman los maxilares.

• El disco o reborde debe tener, por lo menos, dos orificios de ventilación de medio centímetro: este es un requisito esencia.

¿Qué cuidados hay que tener?
• Evitar atarlo al cuello del niño (podría ajustarse el cordón y asfixiarse).

LEER  Ejercicios para bebés

• Esterilizarlo hirviéndolo durante cinco minutos.

• Descartarlo y reponerlo con otro cuando se deteriora la tetina.

• No untarlo con dulces o miel ya que provocan serios daños a los dientitos.

• Elegir el tamaño adecuado para cada edad.

• No usarlo más allá de los dos años para evitar malformaciones dentarias. Cada mamá dará rienda suelta a su imaginación y armará la ceremonia de despedida a este aliado.

Fecha de publicación 2008-11-13 22:18:00.

Actualizado el 07-08-2016 02:02:11
Por Francesca Neipol
Categoría: bebés, cuidados

Deja un comentario