Inicio

Cuidados de los dientes de leche


Además de su función masticatoria y de su importancia para tener una dicción correcta y una buena imagen, los dientes primarios o de leche reservan el espacio para los dientes permanentes.

Si un niño ha perdido un diente demasiado temprano, por caries, un accidente o un golpe, y hay suficiente lugar para un diente nuevo, es recomendable el uso de un mantenedor de espacio. Este es un dispositivo metálico o plástico que conserva el espacio abierto hasta que el diente permanente pueda erupcionar en su posición y lugar adecuados.

Prevenir dificultades
Si los dientes primarios se pierden tempranamente se desencadenan varios problemas:

LEER  Lavarse el pelo todos los días lo hace mal al cabello?

• Los dientes ubicados a cada lado del diente perdido tienden a correrse hacia un espacio vacío. Cuando el permanente debe erupcionar no encuentra suficiente espacio y lo hace fuera de la propia ubicación. Generalmente, ésta suele ser la causa de una “mala oclusión” o de “dientes torcidos”.

• Cuando los dientes se corren y se desvían, es difícil limpiar todas las superficies (interna, externa, masticatoria, interdentaria), lo que puede provocar caries o una enfermedad periodontal.

• La pérdida dentaria afecta el habla y la apariencia del niño. La presencia de los dientes son necesarios para emitir adecuadamente muchas letras del alfabeto, además de ayudar a modelar la cara.

LEER  Cómo tener la piel suave y hermosa

• En los primeros seis meses posteriores a la extracción o pérdida del diente temporario, se produce el máximo de movimientos de los dientes vecinos hacia el espacio vacío.

Con la colocación de un mantenedor, un método sencillo y de bajo costo, pueden prevenirse los problemas antes mencionados.

Fecha de publicación 2008-10-02 15:18:00.

Actualizado el 25-09-2017 21:32:19
Por Neipol
Categoría: cuidados

Deja un comentario