Inicio

La adolescencia


La adolescencia se considera un período de cambios por excelencia en la vida del ser humano. Se trata de una época de conflicto, que además puede ser la más sugerente de la vida. A medias entre la infancia y la madurez, este período suele ser una etapa muy compleja.

Cuando el desarrollo del niño se produce en una familia armónica y en una sociedad que le acepta, le apoya en sus progresos y ante sus dificultades, su actitud se caracteriza por su capacidad para adaptarse al crecimiento y exigencias a que es sometido.

La adolescencia es un período de la vida que oscila entre la niñez y la juventud, o sea que se comprende entre los 12 y los 21 años de edad.

Se trata de una época en la que el adolescente busca, quiere llegar a ser alguien pero no sabe cómo, es por eso por lo que el adolescente hace ensayos que en ocasiones pueden ser mal vistos por la familia y la sociedad, olvidándonos los adultos que estos ensayos son necesarios para que consolide su identidad.

LEER  Ciclo de crecimiento y caída del cabello

La identidad, se entiende como la sensación de continuidad y mismidad, es decir, de ser uno mismo y lo que le permite al individuo diferenciarse de los demás.

La adolescencia es una etapa llena de crisis, puesto que implica adaptarse a cambios físicos, psicológicos y medioambientales , ya que es el momento en que se comienza a dejar de ser niño. Esto conlleva a tener como una tarea importante en esta etapa el aceptar la pérdida de esa infancia.

Algunos síntomas o actitudes frecuentes en esta etapa son las siguientes:
• comienzan a funcionar con mayor independencia.
• Tienen un sentido de identidad propia más firme y cohesivo.
• Examinan sus experiencias internas.
• Consiguen la habilidad de pensar en la consecuencias de sus ideas.
• Efectúan un aumento en la estabilidad emocional.
• Permiten que las amistades sean importantes y que ocupen un lugar apropiado entre todos sus otros intereses.
• Hay un aumento en el interés acerca del futuro.
• Se le da mayor importancia al papel que se juega en la vida.
• Existen muestras de timidez, sonrojo y molestia.
• Se presenta un mayor interés en el sexo opuesto.
• Existe una severa preocupación en relación a su atractivo físico y sexual con relación a otros.
• Se incrementan sentimientos de amor y de pasión.
• Obtienen un firme sentido de su identidad sexual.
• Hay un aumento en la capacidad ara sentir amor tierno y sensual.

LEER  Los padres deben ser compinches?

Fecha de publicación 2008-06-01 23:34:00.

Actualizado el 03-01-2018 08:02:11
Por Neipol

Deja un comentario