Inicio

Rigidez en el cuello


Quizás la rigidez en el cuello, es el síntoma más común en estos días, ya que pocas personas escapan a la presión de las tensiones que, inevitablemente, comienzan por alojarse en esa zona tan sensible.

Por supuesto que existen causas obvias para que esto suceda como accidentes, caídas o artritis, pero aquí nos centraremos en las que afectan a la mayoría de la gente: tensiones emocionales y mal dormir, habitualmente combinadas y que se alimentan la una a la otra.

Para prevenirte de este malestar, ten presente los siguientes consejos:

– En caso de tener dolor de cuello, el calor es tu primer aliado: 20 a 30 minutos diarios pueden hacer mucho por ti. Pero también vale como prevención, si utilizas el agua caliente de la ducha dejándola durante al menos cinco o diez minutos al día, será un método de prevención muy eficaz. La única precaución en no usar calor si la rigidez es resultado de una lesión, porque entonces ésta agravará.

LEER  Acupuntura para reducir la obesidad

– Debes entrenar toda la zona del cuello para que se mantenga descontracturada en gran medida. Todos los días, al menos tres veces, mueve tu cabeza con cuidado de uno a otro lado, mirando por encima del hombro derecho mientras cuentas hasta cinco, y luego haciendo lo mismo sobre el hombro izquierdo, repitiendo tres veces estos movimientos en cada práctica.

– Cierr ventanas de tu dormitorio al acostarte. Un aire frío, es un tonta pero notoria causa de rigidez y dolores en el cuello. La brisa fría soplando sobre ti, puede obligarte a acomodarte en una posición extraña, que inevitablemente te causará la rigidez.

LEER  Cómo enamorar a un hombre

– Utiliza almohadas apropiadas para descansar bien. Quizás, te resulte cómodo recostarte sobre dos o tres almohadas, peor no es bueno para el cuello. La opción para brindarle a tu cuello un buen soporte sin empujar tu cabeza hacia delante, es una almohada sencilla y suave de plumas o rellena de cáscaras de cebada. Hay además, buenas almohadas ortopédicas; deben tener los centros ahuecados de manera que soporten el cuello y la cabeza descanse cómodamente.

– Es importante además, que olvides el sillón. Muchas personas tienen por costumbre adormecerse /cuando no directamente hacer una siesta) sobre un sillón o sofá, los cuales no proporcionan suficiente espacio ni soporte correcto para dormir. En realidad, si no usas la cama es preferible acostarte en el suelo.

Fecha de publicación 2008-05-12 21:52:00.

Actualizado el 23-10-2017 05:38:53
Por Neipol
Categoría: Consejos, Salud

Deja un comentario